¿Qué es psicología inversa?

| |

¡NO LEAS ESTO! Un enunciado como este puede incitar justamente a hacer lo contrario, de eso trata la psicología inversa, de lograr persuadir a hacer algo, contrario a lo que se pide, haciendo creer que se ha elegido libremente, cuando en realidad ha sido influenciado a hacerlo.

Hay quienes detestan los límites o los sentimientos de interferencia hacia su libertad, especialmente si son personas reactivas, por ejemplo, un adolescente que trata de llevar la contraria, individuos impulsivos o desafiantes, allí la psicología inversa funciona, especialmente en personas rebeldes y poco dispuestas a hacer lo que se les pide.

En psicología inversa pediremos lo contrario de lo que queremos y, por reactancia, la contraparte hará lo que, de otra manera, no haría, lo que esperamos que haga, sintiendo que tiene el control sobre la decisión que ha tomado.

Reactancia psicológica

Es la reacción emocional en rechazo a reglas impuestas que no se quieren cumplir, personas reacias a cumplir una orden o una petición por considerar que desestabilizan su nivel emocional o libertad de acción. 

Podemos clasificar las respuestas que obtenemos en:

Restauración directa

La persona que siente coartada su libertad, expresará lo contrario de lo que se espera de ella, por ejemplo, la pareja a la que se le muestra indiferencia, tendrá más atención hacia él o ella.

Restauración indirecta

El individuo mostrará una respuesta que equivale a su sentimiento de rebeldía, por ejemplo, el adolescente al que se le ha prohibido usar el móvil no hará otra actividad, que usualmente hace en el hogar, hasta que se le devuelva el objeto prohibido.

Respuesta subjetiva

En este caso, la respuesta generará un sentimiento de auto compensación, como es el caso de la prohibición de un alimento, seguramente surgirá un comentario similar a “ni siquiera quería comerlo”, se cumple con la prohibición, pero hay rechazo hacia quien dicta la norma a seguir.

¿Cuándo usar la psicología inversa?

La comunicación asertiva no siempre suele ser efectiva, por lo que el uso de la psicología inversa puede dar el resultado deseado. 

Se debe evitar en casos de cierto grado de enfado o tener el tacto suficiente en casos de baja autoestima si se quiere llegar al objetivo, la persona cumplirá con lo que queremos que haga, de manera encubierta.

El momento adecuado para usar esta técnica estará dado según el grado de emocionalidad del sujeto. 

En personas reactivas al extremo, es mejor usar la psicología inversa cuando esté de ánimo más calmado. Tal vez la sugerencia de retos como, por ejemplo, “seguro no puedes hacer 10 minutos de ejercicios” y sólo por llevar la contraria terminarán haciéndolo con mayor determinación que antes.

¿Cómo aplicar la psicología inversa?

Hay ciertos pasos a seguir para usar la psicología inversa con buenos resultados, algunos son:

  • Presentar una opción adecuada

Lo primero sería presentar la opción que uno quiere que la otra persona elija, por ejemplo: 

¿Quieres salir a comer fuera? “Vamos a ordenar tu habitación y salimos” o hacer que la otra persona elija una película, que en otras circunstancias no vería, diciendo “es una película de acción, algo fantasiosa, no creo que te guste”, seguro sentirá curiosidad por verla.

  • La opción debe ser tentadora

Mostrar opciones sin que sea evidente la intención, nombrar con anticipación o hacer comentarios y referencias sobre lo que nos gustaría que hiciese esa persona, como: “vamos a planificar” o “esa película es parecida a una que te gusta mucho”, “sé que puedes”, y crear la sensación de deseo en la otra persona.

  • Pistas no verbales

Si quieres que alguien más pruebe algo, bueno sería comerlo con gusto frente a esa persona, o si se trata de una película, pasar frente al cine, acompañado de la persona en cuestión, puede captar su atención.

  • Oponte a la acción

Mostrado el interés, será ocasión ideal para que sienta que toma su propia decisión, sobre algo que ya has sugerido.El objetivo de la psicología inversa no es ejercer manipulación indiscriminada sobre los demás, es una técnica útil, que al aplicarla se debe considerar lo que el individuo quiere ante una situación.

A veces los recursos de un mismo no parecen suficientes, otras veces las habilidades personales están demasiado escondidas, y la depresión y la tristeza te hunden o la ansiedad y el estrés te abruman, o notas que tu comportamiento es diferente al de otras veces y todo parece un problema, es el momento de dejarte a ayudar.

Artículos relacionados: