¿Qué es la psicología clínica?

| |

La psicología clínica es una especialización, dentro de la psicología, que concentra su esfuerzo en la evaluación y tratamiento de psicopatologías o trastornos mentales. 

Cumple con la función de prevenir, diagnosticar y ejecutar un plan de tratamiento para restaurar el equilibrio psicológico y la salud mental del ser humano.

El bienestar psicológico de una persona, mediante la aplicación de técnicas para el logro de la rehabilitación mental, estará a cargo de un profesional en psicología clínica, es decir, un profesional de la conducta, quien hará el estudio y diagnóstico del paciente y pondrá en práctica una serie de estrategias destinadas a afrontar los problemas de un individuo de manera exitosa.

La psicología clínica como tal, tiene sus inicios en la Universidad de Pensilvania, siendo Lightner Witmer su precursor, hacia el año 1896, con la creación de la primera clínica psicológica a nivel mundial, a él se le atribuye el término de “psicología clínica”, lo que conocemos hoy como la disciplina científica dedicada a los trastornos psicológicos y bienestar mental.

¿Qué enfermedades trata la psicología clínica?

En el ámbito hospitalario, un psicólogo clínico se enfrenta a varias patologías. Las enfermedades mentales más comunes son las llamadas afectivas o emocionales, las cuales se pueden clasificar en:

  • Trastorno de síntomas somáticos

La ansiedad exagerada ante síntomas físicos, puede ser la reacción de una persona que sufre de este trastorno, ante pensamientos y sensaciones que no compaginan con el padecimiento que arroja el resultado de un examen médico, donde a menudo es difícil encontrar una causa física, no necesariamente tiene una raíz orgánica, pero sí se expresa a través del cuerpo.

  • Trastornos psíquicos

Tiene un fuerte impacto en el pensamiento de la persona que padece este trastorno, puede ser de índole ocasional o del tipo crónico, afectando el estado anímico, sentimientos y comportamientos del paciente.

  • Trastornos conductuales

Comportamiento disocial, desafiante, antisocial y negativista, estos son síntomas que pueden ser reflejo de un trastorno conductual, donde las normas sociales y de convivencia son desechadas de manera inapropiada por el individuo, afectando su entorno y a sí mismo.

Algunas de las enfermedades que trata la psicología clínica son:

  • Ansiedad
  • Depresión
  • Somatización
  • Terapia de pareja
  • Trastorno bipolar
  • Trastorno obsesivo-compulsivo
  • Trastorno por estrés postraumático
  • Trastorno por estrés agudo
  • Disfunciones sexuales
  • Abusos sexuales
  • Dependencia emocional
  • Insomnio y trastornos del sueño
  • Trastornos de personalidad

¿Qué otros campos de estudio abarcan la psicología clínica?

Dentro de la psicología clínica existen varios enfoques y corrientes teóricas, como lo son: 

  • La humanista 
  • Conductista
  • Gestalt 
  • Sistémica

Es habitual que un profesional de esta área se apoye en varias de estas teorías y también forme un equipo multidisciplinario con otras ramas que complementan la psicología clínica, tales como:

  • Psicología Clínica de adultos
  • Psicología de familia y pareja
  • Psicopediatría Clínica
  • Neuropsicología Clínica
  • Psicopatología
  • Psicología Social 
  • Psicología de la Salud 
  • Psicología Médica
  • Rehabilitación Neuropsicológica
  • Psicooncología
  • Psiconeuroinmunología
  • Psicología Clínica Comunitaria

¿Cuándo acudir al psicólogo clínico?

Un psicólogo clínico puede tratar depresiones y adicciones, pero también incluye a pacientes que, aunque no llegan a tener un trastorno psicológico, se ven afectados emocionalmente por situaciones de estrés, de tal manera que pueden requerir ayuda profesional, por ejemplo, ante un diagnóstico y tratamiento de cáncer, la psicooncología es de vital apoyo para el paciente y sus familiares.

En etapas tempranas de la infancia y adolescencia, cuando se es víctima de bullyng o acoso, fobia escolar, autismo, depresión infantil, tic nervioso o híper-actividad, la psicología clínica infantil puede tratar este tipo de situaciones. 

Por trastornos alimenticios, no solo de anorexia o bulimia, el cambio de patrones y conductas que generan un aspecto emocional ante el alimento, trastornos de imagen corporal que incluyen la baja autoestima, adicción a sustancias como el alcohol y drogas, intento de suicidio, son algunas razones por las que acudir a un psicólogo clínico será de gran ayuda.

Es bueno diferenciar el tratamiento de un psiquiatra, que es basado en la medicación al paciente, y el tratamiento de un psicólogo clínico, que usará una serie de técnicas y razonamientos cognitivos, conductuales y psicoterapias, alejadas de fármacos, enfocadas en producir una serie de cambios en el individuo, con la finalidad de mejorar su salud mental.

Ofrecemos un servicio adaptado a ti. Te ayudamos no sólo a resolver tu problema sino a crecer y a mejorar en otros aspectos de tu vida, acompañándote en tu desarrollo personal, ofreciéndote recursos. Todo esto, enmarcado en una relación terapéutica donde damos gran importancia al vínculo terapeuta-paciente, creando un clima de confianza y apertura, donde la persona se sienta segura y sin juicios.

En nuestros centros utilizamos un enfoque integrativo que nos permite abordar cada problema con las técnicas que resulten más útiles y eficaces, adaptándonos a las características y necesidades que presenta cada persona.

Todas nuestras psicólogas son sanitarias, colegiadas y tienen amplia formación y experiencia en su área de intervención.