¿En qué consiste la Psicología de la Atribución?

| |

Dentro del campo de la psicología social, la atribución es un proceso que se encarga de poder inferir en el origen, causa y comportamiento frente a cualquier acontecimiento. 

Es una teoría del psicólogo austriaco Fritz Heider. La definió como un método para poder evaluar cómo las personas son capaces de explicar su propio comportamiento y el de los demás.

En sí, la atribución es algo que practicamos a diario, sin ningún tipo de conciencia de los procesos subyacentes y los prejuicios presentes. 

Dependiendo de nuestra personalidad, nuestro carácter y nuestra percepción, somos propensos a hacer atribuciones internas o externas, donde el sesgo cognitivo juega un papel muy importante.

¿Por qué realizamos atribuciones internas o externas?

Ante cualquier situación realizaremos atribuciones internas o externas, dependiendo del caso. Esto está ligado estrechamente a nuestra forma de entender las cosas. 

Un ejemplo clásico se da cuando suspendemos un examen. En una situación así es bastante probable que culpemos al profesor por no saber explicar determinado tema, por no tomarse el tiempo para explicar bien u otra situación particular donde el profesor sea el responsable, descartando por completo que, probablemente, no estudiamos lo suficiente.

Si un compañero saca buena nota en un examen, es un hecho que casi siempre lo relacionamos a la suerte, ignorando que ese compañero tiene un buen hábito de estudio.

¿Las atribuciones tienen algún impacto en nuestra vida diaria?

Por supuesto que sí, las atribuciones que realizamos a diario tienen un impacto en nuestra vida y en nuestras emociones. Así como en la forma en la que nos relacionamos con los demás y nuestra autopercepción.

Los tipos de atribución

Según la psicología social, existen tres tipos de atribución:

1. Atribución interpersonal

Esta es bastante común cuando estamos contando una historia a nuestra pareja, amigos o familiares. La estaremos narrando desde un ángulo que nos favorezca positivamente.

2. Atribución predictiva

Se relacionan con las circunstancias y cómo estas nos permiten realizar predicciones a futuro. Por ejemplo, si probamos una nueva bebida alcohólica, pero nos sienta muy mal, incluso nos hace tener malestar y resaca, en el futuro evitaremos volverla a tomar, con el fin de que eso no se vuelva a repetir.

3. Atribución explicativa

Es una forma de entender y comprender el entorno que nos rodea. Como bien sabemos, el ser humano siempre busca la forma de encontrarle una explicación a todo. Ese caso lo podemos observar con las personas que tienen una visión más optimista o más pesimista de los eventos que le suceden.

En ambos casos, esto está influenciado por acontecimientos, ya sean positivos o negativos, por causas internas y globales.

Las teorías de la atribución

El proceso de la atribución consta de una serie de teorías explicativas, entre las cuales están:

La teoría del sentido común (Fritz Heider)

En 1958, Heider publicó un libro denominado “La psicología de las relaciones interpersonales”. En él, el psicólogo austriaco expone que las personas observan a otros para poder analizar sus propios comportamientos e inferir sus propias explicaciones en todo lo que le ocurre.

Heider clasificó a estas atribuciones en dos: la atribución externa, las cuales son aquellas que se enfocan en la parte situacional, y las internas, que se caracterizan por apuntar hacia características y rasgos individuales.

La teoría de la interferencia correspondiente

En 1965, los psicólogos Edward Jones y Keith Davis expusieron que las personas realizan inferencia sobre los demás en los casos en que las acciones son intencionales en lugar de accidentales.

Cuando las personas observan el comportamiento de los demás, buscan una correspondencia entre los motivos de ese individuo y su comportamiento. Después viene la inferencia, que es influenciada por el grado de elección, la aparición de la conducta y los efectos del comportamiento.

Los sesgos atribucionales

Son las distorsiones sistemáticas en el modo en que interpretamos las causas de los eventos:

  1. Error fundamental de atribución: es la tendencia humana a excusar ciertas conductas que se dan por factores internos de la persona, desconociendo o minimizando la influencia de los factores situacionales.
  2. Diferencias entre actor y observador: nuestras conductas las atribuimos a circunstancias y factores ambientales, pero interpretamos los mismos comportamientos en otros como consecuencia de sus características personales.
  3. Atribución egocéntrica: muchas veces sobreestimamos nuestros aportes en tareas colaborativas, dándole más valor que las contribuciones de los demás.
  4. Sesgo favorable al yo: también llamado autosirviente o de autosuficiencia. Protege la autoestima.

En el Centro de Psicología y Psicoterapeuta de Zaragoza, contamos con las profesionales Ana García y Carla Buil, con una gran experiencia en la psicología y la psicoterapia.