Buscar artículos

¿Por qué tenemos crisis personales? ¡Descúbrelo!

Te contamos qué son las crisis personales, qué tipos hay, por qué nos ocurre, cuáles son las consecuencias y cómo superarlas.

Agora Psicologia Publicado: 17 de marzo de 2022

Es posible que hayas experienciado una crisis personal alguna vez en tu vida y, si no lo has hecho, seguramente hayas visto a alguien pasar por ello. De forma resumida, se trata de acontecimientos en los que hay cambios sustanciales en nuestra vida.

Es algo natural pasar por una o varias crisis personales a lo largo de nuestra vida pero, ¿por qué? ¿Cómo se superan? Si quieres descubrirlo, ¡sigue leyendo para no perdértelo! A continuación, te lo contamos. 

Pero, ¿qué es una crisis personal?

Una crisis personal es una crisis en la que hay mucha carga emocional que imposibilita el enfrentamiento a los problemas. Los hábitos se desestabilizan, las habilidades adaptativas se reducen, la incertidumbre aumenta, la sensación de pérdida de control, así como de impotencia, están presentes constantemente… 

En definitiva, la crisis personal hace sentir mal a quien la sufre, pero es cierto que se puede tomar como una oportunidad para aprender, crecer, reflexionar y replantearse los objetivos de la vida. 

Estas crisis están marcadas por unos sentimientos muy característicos, que pueden estar presentes a la vez o no:

  • Miedo, una emoción que persistirá sobre todo cuando haya eventos que supongan una ruptura del equilibrio. Puede ser una ruptura, un despido o la pérdida de un familiar.
  • Enfado, a lo que acompañará la incesante pregunta “¿por qué a mí?”. Se percibe la situación como injusta, frustrante y desconcertante. Es decir, no se acepta que se está pasando por una crisis personal.
  • Impotencia por resistirse al cambio. De acuerdo, no siempre podemos cambiar lo que ha sucedido (una ruptura, un despido, una muerte), pero siempre está la opción de no tirar la toalla e intentar volver a ser feliz. Está claro que el duelo es inevitable, pero eventualmente llega el momento de cambiar la situación y cómo nos sentimos respecto a ella. 
  • Rechazo e incomodidad. Rechazo a los demás, vergüenza, aislamiento…, lo que lleva a la introspección y a la soledad. 
  • Dolor emocional, que hace que la persona que está pasando por la crisis se sienta dolido, angustiado y desesperanzado. 

Los tipos de crisis personales

En el apartado anterior hemos visto lo que tienen las crisis personales en común. Pero hay dos tipos diferentes en función de sus características, las crisis vitales evolutivas y las crisis situacionales. 

Crisis vitales evolutivas

Estas tienen que ver con las distintas etapas por las que las personas pasamos a lo largo de nuestra vida. Son cambios previsibles por los que todos pasamos, pero aun así nos supone un cambio, un desafío…, y por supuesto una reestructuración de quiénes somos. 

Ejemplos de las crisis vitales evolutivas son la crisis de la adolescencia, de la mitad de vida y de la tercera edad.

Crisis situacionales

Cuando los cambios no son previsibles, como en la crisis anterior, hablamos de crisis situacionales. Estas son las que están motivadas por situaciones imprevistas y que suceden de repente. Al ser una situación imprevista, la persona no está preparada, lo que dificulta la situación. 

Ejemplos de causas de crisis situacionales son un divorcio, una enfermedad, una muerte, un cambio de domicilio…

¿Cuáles son las consecuencias de pasar por una crisis personal?

Las consecuencias inmediatas de una crisis personal son las emociones que hemos mencionado que forman parte de este proceso: miedo, enfado, impotencia, rechazo y dolor. Pero las consecuencias van más allá. 

En primer lugar, hay que destacar que no todas las personas sienten igual o lo mismo, o con la misma intensidad, así que las emociones pueden o no ser compartidas

Y no solo están las emociones mencionadas, sino que estas pueden llegar a somatizarse, pasando a un nivel físico, lo que aumenta las consecuencias. 

Pasar por una crisis personal puede afectar en diversos aspectos de la vida: los estudios, las relaciones, ya sean de amistad, de pareja o familiares, el trabajo, la capacidad económica.

Ante una crisis personal, una persona puede salir fortalecida de la situación, habiendo aprendido mucho sobre sí misma. Esta es una de las estrategias que se pueden seguir para superar la situación, que consiste en aprovecharla como una oportunidad

¿Cómo superarlo?

Es cierto que no se puede generalizar cuando hablamos de cómo superar crisis personales, ya que cada persona y situación es un mundo. Además, no tiene mucho que ver una crisis situacional con una crisis vital evolutiva. 

Por ello, lo mejor es acudir a un profesional que te oriente siguiendo tus necesidades, de forma personalizada. Aun así, hay una serie de recomendaciones que podemos poner en práctica, independientemente de la situación personal:

  • Prueba a disfrutar de las cosas pequeñas
  • No te exijas demasiado
  • Valora tus avances
  • Reconoce tus méritos
  • Expresa los sentimientos, para reducir el estrés, la ansiedad y somatizaciones
  • No te dejes llevar por la negatividad
  • Pide ayuda siempre que lo necesites
  • Permítete llorar si lo necesitas

Ver perfil profesional

  • Contactar por correo

  • Llamar por teléfono

https://agorapsicologia.es

Servicios de psicología eficaces y de calidad.
Nuestros profesionales analizarán tus preocupaciones y te enseñaran las técnicas y estrategias eficaces que te ayuden a encontrarte mejor contigo mismo y los que te rodean.
Nuestro objetivo es que aprendas a manejar cualquier problema derivado de estados emocionales y/o psicológicos que te produzcan malestar, tanto ahora como en el futuro.

Ver perfil profesional

  • Contactar por correo

  • Llamar por teléfono

Más artículos sobre Psicología