Narcolepsia: la enfermedad del sueño

| |

La narcolepsia se define como un trastorno crónico del sueño, caracterizado por ataques imprevistos de sueño y un letargo extremo durante el día.

Las personas que experimentan este trastorno se les dificulta permanecer largos periodos despiertos.

Se puede catalogar la narcolepsia en dos tipos dependiendo de si se presenta o no en conjunto con cataplejía. Es decir, con una pérdida repentina del tono muscular.

Se define como narcolepsia de tipo 1 si ocurre sin cataplejía y narcolepsia de tipo 2 cuando es con cataplejía.

Este trastorno crónico del sueño no tiene cura. Sin embargo, es posible controlar los síntomas con medicamentos y cambios de hábitos.

Por supuesto, se requiere del apoyo de quienes lo rodean, desde la familia hasta los compañeros de trabajos.

Síntomas de la narcolepsia

Existen conductas o síntomas que pueden ayudar a identificar la narcolepsia, tales como:

  • Ataques imprevistos de sueño y somnolencia durante día. Independientemente de las circunstancias y el lugar donde se encuentre, una persona con narcolepsia puede dormirse sin aviso previo. Bien sea durante algunos minutos o hasta media hora. A pesar de sentir haber descansado, pronto volverá a sentir sueño.
  • Disminución del estado de alerta y la concentración. Se experimenta dificultad para concentrarse y realizar las actividades cotidianas.
  • Pérdida súbita e incontrolable del tono muscular. Lo cual puede derivar en diferentes cambios físicos, que van desde inconvenientes en el habla hasta extenuación absoluta en la mayoría de los músculos. Esto puede experimentarse por varios minutos y se da como consecuencia de emociones intensas.
  • Parálisis del sueño. Se trata de una incapacidad temporal para moverse o hablar mientras la persona se queda dormida o está despertando. Sin embargo, no necesariamente una persona que experimenta parálisis del sueño, sufre de narcolepsia.
  • Cambios en el período de sueño con movimiento rápido de ojos (REM). Generalmente, durante el periodo REM ocurren los sueños.
  • Alucinaciones. La persona que padece narcolepsia puede experimentar las denominadas alucinaciones hipnagógicas o hipnopómpicas. Las primeras tienen lugar cuando la persona se está quedando dormida y las segundas tienen lugar al despertar.

Por otra parte, las personas con narcolepsia pueden padecer otros trastornos del sueño. Como, por ejemplo, apnea obstructiva del sueño, síndrome de piernas inquietas, entre otros. Incluso, pueden presentar insomnio.

Asimismo, es común que una persona con narcolepsia experimente un comportamiento automático durante los episodios del trastorno. Por ejemplo, al realizar actividades cotidianas la persona puede quedarse dormida y seguir realizando la actividad.

Sin embargo, al despertar, no recordará lo que hizo.

Además, es bastante probable que no haya ejecutado lo que hacía de manera correcta. Lo cual puede ser peligroso dependiendo de la actividad y las circunstancias.

¿Cuándo consultar con el médico por un posible trastorno crónico del sueño (Narcolepsia)?

Si posees somnolencia diurna excesiva que afecte tus actividades cotidianas te recomendamos consultar con el médico. A continuación, te detallamos algunos de los factores de riesgo conocidos para la narcolepsia:

  • Edad. La narcolepsia, por lo general, afecta a personas entre 10 y 30 años de edad.
  • Antecedentes familiares. El riesgo de sufrir narcolepsia es mucho mayor en personas que poseen un familiar con narcolepsia.

Es importante el diagnóstico y tratamiento de la narcolepsia considerando que puede provocar importantes problemas en quien la padece. Bien sea en su vida personal como profesional. Ya que, además de que puede afectar su rendimiento escolar o laboral, puede ser catalogado como perezoso.

Asimismo, la narcolepsia puede afectar las relaciones personales e intimas de quien la sufre.

Como ya comentamos, las emociones fuertes pueden desencadenar signos de narcolepsia como la cataplexia. Por lo tanto, es probable que la persona afectada intente evitar las interacciones emocionales.

Por otra parte, es importante señalar que una persona con narcolepsia está más expuesta al daño físico. Ya que, los ataques de sueño pueden presentarse en cualquier momento, lugar o circunstancia.

Por ejemplo, si la persona experimenta un ataque mientras conduce aumenta su riesgo ante accidentes automovilísticos. Lo mismo sucede, si el ataque se genera mientras la persona realiza cualquier actividad que involucra manipular elementos peligrosos.

Por último, una persona con narcolepsia tiene mayor tendencia al sobrepeso. Lo cual puede estar relacionado, tanto al sedentarismo como a un metabolismo lento.

Mediante un trato personalizado y con una absoluta confidencialidad te guiaré en la búsqueda de soluciones y en el aprendizaje de técnicas y estrategias científicamente probadas que te ayudarán a alcanzar el bienestar emocional y a recuperar tu satisfacción vital.

Artículos relacionados: