Mindfulness para parejas: cómo mejorar tu relación

| |

EL MINDFULNESS, SUS BENEFICIOS Y CÓMO INFLUYE EN LAS RELACIONES DE PAREJA

El mindfulness es un tipo de meditación que procede del budismo zen, pero que en occidente ya se ha empezado a conocer y practicar debido a sus múltiples beneficios mentales, psicológicos, físicos y emocionales. 

También es llamado Atención o Conciencia plena. La cualidad de esta práctica es centrarnos en el momento presente sin hacer valoraciones u objeciones y así aceptar nuestras emociones o pensamientos como nos vienen, sin juzgarlos ni controlándolos, sin evitarlos, y dejándolos ir. Sus beneficios son múltiples.

Beneficios del Mindfulness

Practicar el mindfulness no sólo nos ayudará a relajar nuestra mente, sino que nos hará ser más conscientes de cómo respiramos y de nuestra higiene postural. Una de sus grandes aportaciones es que nos ayuda a ser más conscientes de nosotros mismos, de nuestro interior y de lo que nos rodea, y nos ayuda a analizar la realidad, lo que nos lleva a aceptarla o modificarla, por lo que esto mejorará nuestro estado anímico y vital. 

De este modo, el mindfulness es un excelente apoyo en la práctica psicoterapéutica pues nos ayudará a reforzar nuestra personalidad y nuestro ser más interno

Nos ayudará a disminuir el estrés y la ansiedad y nos llevará a ser más conscientes de lo que pasa tanto dentro como fuera de nosotros. A su vez, nos induce a un estado de relajación y calma, tan necesario en estos tiempos que vivimos y en los que sus faltas nos llevan a estados depresivos que para nada queremos en nuestras vidas. 

Beneficios del Mindfulness en parejas

Hay estudios que demuestran que aquellos que practican la Atención plena tienen relaciones más felices y satisfactorias, por lo que su realización se vuelve casi vital para que las relaciones de pareja así lo sean. El mindfulness en ellas nos ayuda a estar más presente y atentos

¿Por qué? Al prestar atención plena dirigimos esa atención ya no sólo a lo que nos dice nuestra pareja, sino también a lo que siente o necesita. Esto crea intimidad y nos hace ser más amorosos. 

El mindfulness también contribuye a salir de las discusiones destructivas que no nos llevan a ninguna parte y que a su vez nos hieren, así como nos ayuda a no caer en ellas y a no intentar manipular al otro. 

Además, la práctica del mindfulness nos vuelve más empáticos, al estar atentos a las emociones de los demás, lo que ayuda a mejorar nuestras relaciones haciéndolas más amables e íntimas

De este modo, estamos ante una herramienta poderosa y beneficiosa que nos hace ser más conscientes de la realidad y nuestro ser, nos aleja las tensiones y nos vuelve más humanos. ¿Quién no quiere eso para sí mismo e incluso para los demás?

Más de 30 años dedicados a la formación tanto personal como profesional me avalan.
La búsqueda de respuestas y soluciones a los problemas humanos me ha transformado a mi primero y a los que han confiado en mi, después, en personas más conscientes, presentes, compasivas y felices.