¿Cuál es la mejor terapia para la anorexia?

| |

Las personas que presentan el trastorno de la anorexia comienzan eliminando progresivamente los alimentos más calóricos. Por ejemplo, alimentos dulces y frituras. Van reduciendo las porciones y así las cantidades llegan a ser cada vez más pequeñas.

La alimentación va siendo más escasa y se reduce a unos pocos alimentos, donde los hidratos de carbono son eliminados por completo. Siempre conseguirán una excusa para no comer con familiares o amigos, dirán que ya comieron en algún otro lugar o que simplemente no tienen hambre.

Indistintamente del diagnóstico, hay aspectos de fondo que pueden desencadenar un cuadro de anorexia. Por ejemplo, la autocrítica elevada con auto rechazo, la vergüenza, la obsesión sobre su aspecto físico o la baja tolerancia al malestar, entre otros.

Estas personas tienen como objetivo principal adelgazar. Cuando se tiene anorexia, ninguna bajada de peso será suficiente. Esta persona nunca se verá tan delgada como quisiera, porque se trata de un tema mental.

El diagnóstico de la anorexia

Se debe realizar una intervención combinada del problema una vez que se haya descartado alguna otra causa médica que pudiera producir el adelgazamiento. Tanto a nivel clínico como emocional.

La obsesión por el peso cambia de manera radical el estado de ánimo del sujeto. Es por esto que un modelo de tratamiento debe estar enfocado hacia las características emocionales de trasfondo y su implicación en la salud mental y física. Pero antes es necesaria la realización de algunas evaluaciones:

  • Estado físico del paciente: peso, estatura, presión arterial, frecuencia cardíaca y temperatura corporal.
  • Análisis de sangre.
  • Pruebas psicológicas.
  • Formulación de cuestionarios.
  • Electrocardiografías.
  • Radiografías de densidad ósea.

Cómo tratar la anorexia

Un equipo de médicos determinará qué rumbo hay que seguir para el tratamiento de cada paciente. Un médico de cabecera puede ser clave para indicar si estos comportamientos han sido recurrentes y, a partir de allí, acudir a los especialistas.

Se necesitará terapia por parte de psicólogos, nutricionistas y, muchas veces, psiquiatras. Todos trabajando en conjunto para poder ayudar a superar este padecimiento que hace que el paciente sea prisionero de sus comportamientos autodestructivos en relación con la comida.

Si la ingesta diaria de calorías ha sido inferior a las 1.000 calorías y se ha perdido mucho peso, serán necesarias algunas medidas drásticas que pueden incluir:

  • Hospitalización para evitar complicaciones mayores como arritmias cardiacas, deshidratación extrema y otros desequilibrios por desnutrición.
  • Control de los signos vitales en casos graves, algunos pacientes con anorexia deben recibir nutrición vía intravenosa o a través de una sonda nasogástrica.
  • Internado en programas especiales, existen residencias clínicas que se especializan en casos de anorexia y otros trastornos alimenticios, donde la vigilia será constante y el apoyo psicológico será más intensivo.

Recuperación de la anorexia

El objetivo de una terapia para la anorexia es ganar un peso saludable y llevar una alimentación correcta, y esto solo se logra con la intervención de médicos profesionales y la colaboración del propio paciente. Es así como se requiere de:

  • El médico psicólogo, quien desarrollará planes y estrategias que ayuden a cambiar el comportamiento errado hacia los alimentos y la aceptación real de su condición corporal. Es una tarea ardua que requiere tiempo y dedicación, a fin de recuperar la salud mental.
  • Un médico de atención primaria, quien supervisará la ingesta correcta de calorías, las necesidades nutricionales y el aumento progresivo de peso, sin que esto sea un proceso traumático y afecte de manera emocional al paciente.
  • Un médico nutricional o dietista, quien formulará un plan de alimentación a través de una dieta calórica, con alimentos específicos de acuerdo con el paciente, para que se sienta a gusto cambiando los hábitos alimentarios.
  • Apoyo familiar y de amigos.

Terapias para la anorexia

  • Terapia con la familia. Es lo más recomendado para menores y adolescentes, donde intervienen los padres con el apoyo y la orientación médica, para motivar a los integrantes del núcleo familiar a tomar mejores decisiones con respecto a la alimentación.
  • Terapia para adultos. Se trata de una terapia conductual y cognitiva, donde se busca cambiar pensamientos y comportamientos erróneos y distorsionados hacia la comida, sus restricciones alimenticias y cómo es su relación con respecto a su cuerpo. Estos métodos han demostrado ser efectivos.

Centro de psicología integral en zona Retiro, Madrid.