A propósito del lobo feroz

| |

Actualmente hay una gran variedad de libros infantiles donde el Lobo Feroz es bueno, tonto, o miedoso.

Algunos padres se preguntan si es necesario que los niños oigan hablar de este personaje tan malo, si podrán tener pesadillas o algún trauma, y si no sería mejor hablar de ese otro lobo inofensivo.

Es muy deseable que los niños no presencien escenas de violencia, ya sea en la televisión o en disputas dentro del hogar. Aun así, tarde o temprano se encontrarán con personas o situaciones cargadas de brusquedad, agresividad o violencia que seguro les va a crear confusión, incluso un malestar al que difícilmente podrán dar un nombre. 

En el cuento del lobo feroz esa persona “mala” o esa situación cargada de agresividad que el niño presenció se inscribe en un personaje concreto, “lo malo” no está por todas partes, se puede limitar y condensar para luego encontrar una solución en la que el protagonista salga vencedor.

Por un lado, es deseable que por medio de un cuento el niño vea que ese “miedo” que él pasó también les ocurre a otros personajes, como dice Bernard Aucouturier es deseable que, al escuchar el cuento, en un primer momento el niño experimente cierto grado de angustia y después esa angustia disminuya y desaparezca al ver que siempre es posible (por lo menos en los cuentos) encontrar una solución.

Conviene recordar que los cuentos infantiles están llenos de simbolismo y en muchas ocasiones hablan de miedos universales como son dejar de ser querido, ser abandonado, perseguido, atrapado, devorado. 

Cuando el niño escucha el cuento identifica que están hablando de ese miedo al que él no sabe poner palabras, alguien pone por él las palabras, y es un alivio ver como personajes de los cuentos tienen sus mismos sentimientos y sensaciones y, sobre todo, tienen una solución para algo que él veía demasiado grande o “malo”

El evitar cuentos donde se hable de ese miedo que el niño no sabe o no puede identificar, no parece ser la solución, sería deseable que pudiera escuchar la descripción de lo que él ha podido sentir o vivir. Eso no quita para que también pueda escuchar otros cuentos donde el lobo ya no es el personaje tan temible

Somos un gabinete psicopedagógico con una gran experiencia en la atención al niño y al adolescente con dificultades en el desarrollo Afectivo-Cognitivo-Motriz

Artículos relacionados: