Buscar artículos

Las personas con ansiedad son débiles y otros mitos de la ansiedad

De la ansiedad se dicen muchas cosas pero, ¿cuáles son ciertas? En este artículo, te contamos los mitos de la ansiedad más extendidos.

Mercè Salat Psicologia i Salut Publicado: 6 de abril de 2022

La ansiedad es ese sentimiento de miedo, inquietud y temor que, por lo general, se traduce en sensaciones físicas, como sudor, dolor de cabeza, palpitaciones o tensión muscular. Puede ser una reacción normal al estrés.

Es cierto que todos tenemos ansiedad, incluso puede ser beneficiosa para reaccionar ante determinadas situaciones. Por ejemplo, un examen, donde estas sensaciones nos hacen tener la mente activa, pensando las respuestas, elaborando el contenido y de forma rápida.

Pero hay un punto en que la ansiedad deja de ser buena y se vuelve en nuestra contra. Es entonces cuando hablamos del trastorno de ansiedad generalizada, una afección por la que las personas están continuamente preocupadas o ansiosas por diferentes situaciones. 

En este momento, la ansiedad parece fuera de control e, incluso, puede llegar a obstaculizar el día a día, las tareas cotidianas que más sencillas parecen. Pero de la ansiedad se dicen muchas cosas, así que, ¿cuál de ellas es cierta? 

Si quieres descubrir cuáles son los falsos mitos de la ansiedad, ¡sigue leyendo para no perdértelo! A continuación, te lo contamos. 

Las personas con ansiedad son débiles

Hay quien cree que las personas que tienen este trastorno son personas débiles, pero es uno de los grandes mitos de la ansiedad. Tener o no ansiedad no convierte a una persona en débil o fuerte.

Y es que todos podemos tener emociones negativas, puesto que a veces tienen causas exteriores. La tristeza, la ira o el miedo no hacen que una persona se vuelva débil. 

Los motivos por los que surge la ansiedad son muy variados, como el estrés en el trabajo, los problemas familiares, la tristeza por una pérdida… Pero, con las herramientas adecuadas, estas emociones pueden ser tratadas

Tener ansiedad no es tan grave

Otro de los mitos de la ansiedad más extendido es que tener ansiedad no es tan grave. Por eso, muchas personas creen que, quienes lo sufren, están exagerando. Además, la ansiedad puede ir sola, pero también acompañada. 

En muchas ocasiones, este trastorno se combina con episodios obsesivos, depresivos…, y otros trastornos. Así que no se le puede restar importancia. 

Eso sí, tampoco hay que pensar que la ansiedad puede llegar a matar a quien la sufre. De acuerdo, algunos ataques de ansiedad o episodios muy intensos pueden dar esa sensación, como si fueran los síntomas de un infarto. Pero está comprobado que la ansiedad, por sí sola, nunca te matará.

La evitación es la mejor manera de combatir la ansiedad

Es muy común creer que combatir la ansiedad es tan fácil como evitar aquello que la provoca. Por ejemplo, si te da ansiedad ir en avión, ¿para qué ir en avión? ¡Error! Lo cierto es que esta creencia no es en absoluto sana. 

A corto plazo la evitación puede parecer la alternativa ideal, ya que la ansiedad desaparece, puesto que no nos enfrentamos a aquello que nos aterra. Pero evitarlo no soluciona nada. Siguiendo en la línea del ejemplo anterior: los aviones seguirán existiendo y quien los evita, no podrá trasladarse en ellos. 

En las técnicas que se siguen en los tratamientos de trastornos psicológicos se hace todo lo contrario: los pacientes van adquiriendo herramientas para que, eventualmente, puedan enfrentarse a esa situación que tanto miedo y ansiedad genera. 

Eso sí, para que esto funcione, el paciente debe conocer qué le provoca ansiedad. De todas maneras, se puede ir indagando en ello poco a poco, sin necesidad de conocerlo desde el primer momento. 

La ansiedad puede tratarse solo con medicación

Otro de los mitos de la ansiedad es que esta puede tratarse única y exclusivamente con medicación. La realidad es que solo se puede tratar con tratamiento psicoterapéutico, ya que solo así se descubre qué es lo que genera ansiedad a una persona. 

En las sesiones de psicoterapia, los pacientes aprenderán a reconocer qué factores provocan esa ansiedad y adquirirán herramientas para manejarla. 

Aun así, hay algunas situaciones en que la gravedad de la ansiedad es tal, que se puede llegar a combinar terapia psicológica con fármacos, siempre y cuando se haga bajo vigilancia y prescripción médica. 

Mercè Salat Psicologia i Salut

Vilafranca del Penedes

Ver perfil profesional

  • Contactar por correo

  • Llamar por teléfono

https://www.mercesalat.com

Mi manera de abordar el trabajo terapéutico, después de años de práctica, consiste en elegir y aplicar la mejor técnica para crear las condiciones que hagan posible el cuidado, asumiendo que quien lidera y genera tal proceso es el propio paciente. Tengo la firme creencia de que dentro de cada persona existe un espacio sagrado y puro donde se encuentra el sanador perfecto y que mi presencia ayuda a encontrar el camino que conduce hacia él. En este viaje, que transcurre paso a paso, encontrarás herramientas, procedimientos y nuevos patrones que te permitirán llegar a tu centro, en tus propias y más genuinas soluciones.

Ver perfil profesional

  • Contactar por correo

  • Llamar por teléfono

Más artículos sobre Psicología