¿Cómo tratar con los traumas?

| |

Cada ser humano experimentará por lo menos un trauma psicológico a lo largo de su vida, en mayor o menor medida, eventos negativos que desbordan la capacidad de un individuo para afrontarlos y, en muchos casos, suponen una amenaza a la seguridad y supervivencia.

Muchas situaciones de la vida cotidiana también pueden suponer un trauma psicológico sin que la persona se percate de ello. 

Por ejemplo, cualquier hecho que presuma un anclaje al pasado que produce reacciones negativas o disfuncionales en cualquier aspecto de su vida, que pueden ser limitantes o dolorosas en el aspecto social o físico, puede considerarse una experiencia traumática.

¿Qué es un trauma?

Trauma es una experiencia que el ser humano vive en cualquier etapa de su vida, que considera amenazante para su supervivencia. 

No solo está asociado a accidentes, catástrofes naturales, eventos que pongan en peligro la integridad física, violencia permanente en el hogar o situaciones que se consideren impactantes, el trauma psicológico es toda aquella circunstancia difícil que, en el momento que ocurre, sobrepasa la capacidad de tolerancia para la persona.

Cuando vivimos un hecho traumatico, las emociones son tan intensas que nuestro cerebro no puede asimilar la informacion. Esta se queda bloqueada en las redes de memoria de forma aislada y almacenada de forma disfuncional. Al traer el recuerdo del hecho traumático a nuestra mente o al encontrarnos en el presente en una
situacion que conecta de alguna forma (un olor, un sonido, una imagen etc.) con la vivencia traumatica volvemos a revivirla, teniendo los mismos pensamientos, emociones o sensaciones corporales que tuvimos en ese momento.

Síntomas de un trauma psicológico

Algunos síntomas indicadores de un patrón de auto sabotaje nos pueden hacer sospechar que tenemos algún trauma psicológico ante ciertas situaciones, veamos algunos de ellos.

  • Hipervigilancia constante o estado de alerta

Se está híper atento y más susceptible a cualquier sorpresa o reacción, con sobresaltos constantes, angustia o deseos de huir.

  • Sentir mucha culpa

Sentimientos de responsabilidad ante un hecho traumático, por ejemplo, el hijo que se siente causante de la separación de los padres, si se siente mucha culpa probablemente no se ha superado un trauma de la infancia o adolescencia.

  • Pensamientos intrusivos y estados de ánimo

Sentir miedos irracionales, baja autoestima, desesperanza, horror, pánico, victimización personal, es decir, percibe que es la víctima en todo momento, desvalorizarse, arrebatos de ira, entre otros.

  • Depresión

Desánimo y tristeza constante y reiterativa, con períodos de aislamiento social, tener pensamiento suicidas, la depresión puede anular la voluntad del individuo.

  • Pensamientos perturbadores, pesadillas y trastornos de sueño

Pensamientos negativos y sin control, con sentimientos de angustia y miedo, son síntomas de algún trauma del pasado, aunado a la falta de sueño y pesadillas, desde exceso de somnolencia hasta el insomnio de manera constante.

  • Ansiedad 

Temor al futuro y a experimentar de nuevo un hecho traumático del pasado, sentirse en riesgo y peligro, sufrir ataques de pánico.

  • Trastornos alimenticios

Modificaciones radicales en la alimentación, bulimia, anorexia, sobrepeso, pueden ser vinculados a episodios depresivos y es el reflejo de los mismos.

Causas de traumas psicológicos

Eventos significativos negativos, experimentar o ver un accidente, situaciones de riesgo tanto físico como de aspecto moral y emocional, ser víctima de maltrato o abuso, relaciones familiares conflictivas, un divorcio o la muerte de un ser querido, son algunas de las causas que pueden provocar un cambio psicológico de tal magnitud para el individuo, que puede arraigar en su memoria un trauma psicológico.

Tratamiento psicológico de los traumas 

Un trauma psicológico puede generar distintas patologías, como, por ejemplo, agorafobias, fobia social, bloqueos emocionales, siendo el trauma el factor que distorsiona la evaluación sana de la realidad presente, el sentimiento de valoración personal y la capacidad de tomar decisiones positivas.

Para superar traumas, es necesario aplicar tratamientos específicos que debe indicar un psicólogo, quien puede llevar al paciente del funcionamiento impulsivo a un funcionamiento reflexivo. 

La terapia EMDR, siglas en inglés de Eye Movement Desensitization and reprocessing (Desensibilizacion y reprocesamiento por movimientos oculares) fue declarada en 2009 por Ia APA (Asociacion Americana de Psiquiatria) y en 2013 por Ia OMS (Organizacion Mundial de Ia Salud) como una de las psicoterapias mas eficaces para el tratamiento de los efectos del trauma. Esta terapia fue creada for la doctora en Psicologia Francine Shapiro en 1987 combinando elementos exitosos de diferentes orientaciones picologica. Consta de un protocolo estructurado de 8 fases en las que se trata un problema especifico mediante estimulacion bilateral, que puede ser visual movimiento de ojos de un lado a otro guiados por el psicologo), auditiva (escuchando sonidos alternos por ambos oidos), o tapping (dando golpecitos suaves alternos sobre las manos del paciente). Esto facilita que se establezcan nuevas conexiones cerebrales entre ambos hemisferios, logrando el procesamiento adaptativo
de la informacion y la disminucion de carga emocional.
De esta manera el recuerdo del hecho traumatico pierde intensidad y la persona deja de revivirlo en el presente.
La terapia EMDR puede tener una duracion desde 3 sesiones para un trauma simple a mas de un ano para un
trauma complejo.

Mediante un trato personalizado y con una absoluta confidencialidad te guiaré en la búsqueda de soluciones y en el aprendizaje de técnicas y estrategias científicamente probadas que te ayudarán a alcanzar el bienestar emocional y a recuperar tu satisfacción vital.