Buscar artículos

Resolver un conflicto en la pareja: la actitud defensiva no resuelve los problemas

Ser directo, no dejarse abrumar por la negatividad y no generalizar son algunas de las claves de los expertos.

Psicologia Leticia GutierrezPublicado: 10 de mayo de 2022

Como sabe cualquiera que haya estado en una relación romántica, los desacuerdos y las peleas son inevitables. Cuando dos personas pasan mucho tiempo juntas, conviviendo o no, es probable que discrepen de vez en cuando

Estos desacuerdos pueden ser grandes o pequeños, desde qué comer hasta no hacer una tarea, pasando por discusiones sobre el trabajo del otro.

El mero hecho de que pelees con tu pareja no es una señal de que haya un verdadero problema en tu relación. De hecho, cuando se manejan adecuadamente, las peleas pueden mejorar la relación. 

Si no peleas y no hablas de tus problemas, no los resolverás. Al lidiar con los conflictos de manera constructiva, nunca destructiva, puedes obtener una mejor comprensión de tu pareja y llegar a una solución que funcione para ambos

Por otro lado, también es posible que los conflictos se intensifiquen y generen malestar sin resolver nada. Por eso, ¿cómo puede mejorar las probabilidades de una resolución exitosa de los conflictos en su relación? En este artículo, te contamos cómo resolver un conflicto en la pareja. Si quieres descubrirlo, ¡sigue leyendo para no perdértelo! A continuación, te lo contamos. 

Sé directo para resolver un conflicto en la pareja

A veces, las personas no son capaces de expresar claramente lo que les molesta, sino que eligen formas más indirectas de expresar su descontento. Uno de los miembros de la pareja puede hablarle al otro de una manera condescendiente, con una hostilidad subyacente. 

Las partes de la pareja también pueden simplemente evitar discutir un problema cambiando rápidamente de tema cuando surge el problema y siendo evasivos. Estas formas indirectas de expresar la ira no son constructivas, porque no le dan a la otra persona una idea clara de cómo responder o actuar.

Además, puede ocurrir que sepas que tu pareja está irritada, pero la falta de franqueza te deja sin orientación sobre lo que puedes hacer para resolver el problema.

Habla de cómo te sientes sin culpar a tu pareja

Las declaraciones que atacan directamente el carácter de tu pareja pueden ser especialmente dañinas para una relación. Si un hombre frustrado por los celos de su novia dice «¡Eres totalmente irracional!» él la está invitando a ponerse a la defensiva, y esto puede cerrar más conversaciones. 

Una estrategia más constructiva es utilizar «enunciados en primera persona» y combinarlos con «descripciones de comportamiento». Por ejemplo, este hombre podría decir: «Me irrita cuando dices que estoy ligando con alguien durante una conversación inocente». Estas tácticas son directas, pero no culpan el carácter (o peor, los sentimientos) de la pareja.

No generalices: nunca digas nunca y tampoco digas siempre

Cuando estés abordando un problema, debes evitar hacer generalizaciones sobre tu pareja. Es probable que declaraciones como «Nunca ayudas en la casa» o «Siempre estás mirando el móvil» pongan a tu pareja a la defensiva. 

En lugar de provocar una discusión sobre cómo su pareja podría ser más útil o atenta, es probable que esta estrategia lleve a su pareja a comenzar a generar contraejemplos de todas las veces que, de hecho, fue útil o atento. De nuevo, no querrás poner a tu pareja a la defensiva.

Escucha de verdad a tu pareja para resolver un conflicto en la pareja

Puede ser muy frustrante sentir que tu pareja no te presta atención. Cuando la interrumpes o asumes que sabes lo que está pensando, no le estás dando la oportunidad de expresarse

Incluso si estás seguro de que sabes de dónde viene tu pareja o lo que va a decir, aún así podrías estar equivocado y tu pareja podría sentirse no escuchada.

Puede mostrarle a su pareja que está prestando atención mediante el uso de técnicas de escucha activa. Cuando hable, parafrasee lo que dice, es decir, reformúlalo con tus propias palabras. Esto puede evitar malentendidos antes de que comiencen. 

También puedes verificar la percepción, asegurándote de que estás interpretando las reacciones de su pareja correctamente. Por ejemplo, «Pareces irritado por ese comentario. ¿Tengo razón?». Estas estrategias evitan malentendidos y le muestran a tu pareja que le estás prestando atención y te preocupas por lo que dice.

No repliques automáticamente las quejas de tu pareja

Cuando te critican, es difícil no ponerse a la defensiva. Pero la actitud defensiva no resuelve los problemas. Imagina una pareja discutiendo porque una parte quiere que la otra haga más tareas en la casa. 

Toma una perspectiva diferente

Además de escucharla, debes tomar su perspectiva y tratar de entenderla de verdad para resolver un conflicto en la pareja. Aquellos que pueden adoptar la perspectiva de su pareja tienen menos probabilidades de enfadarse durante una discusión sobre un conflicto.

No muestres desprecio por tu pareja

De todas las cosas negativas que puedes hacer y decir durante un conflicto, la peor puede ser el desprecio. John Gottman, psicólogo estadounidense, ha descubierto que es el principal predictor de divorcio.

Los comentarios despectivos son aquellos que menosprecian a la pareja. Esto puede implicar sarcasmo e insultos. También puede incluir un comportamiento no verbal, como poner los ojos en blanco o sonreír cuando no es el momento. Tal comportamiento es extremadamente irrespetuoso e implica que estás disgustado con tu pareja, y ahí es innegable que hay que resolver un conflicto en la pareja.

No te dejes abrumar por la negatividad

Puede ser difícil no responder al mal comportamiento de tu pareja con aún más mal comportamiento. Pero complacer ese impulso solo empeorará el conflicto. Cuando las parejas se involucran en lo que se conoce como reciprocidad de afecto negativo, intercambian cada vez más insultos acalorados y comentarios despectivos que no van a ningún lado. 

Lejos de resolver un conflicto en la pareja, dejarse llevar por la negatividad hace que, a medida que continúa el conflicto, la negatividad aumente. Entonces, ¿cuánto es demasiada negatividad? 

En su investigación, Gottman descubrió que el número mágico es una proporción de 5 a 1: las parejas que mantuvieron una proporción de cinco comportamientos positivos (intentos de buen humor, calidez, colaboración…) por cada comportamiento negativo tenían significativamente menos probabilidades de separarse o divorciarse cuatro años después.

Psicologia Leticia Gutierrez

Zaragoza

Profesional destacado

Ver perfil profesional

  • Contactar por correo

  • Llamar por teléfono

https://psicologaleticiagutierrez.com

Mediante un trato personalizado y con una absoluta confidencialidad te guiaré en la búsqueda de soluciones y en el aprendizaje de técnicas y estrategias científicamente probadas que te ayudarán a alcanzar el bienestar emocional y a recuperar tu satisfacción vital.

Ver perfil profesional

  • Contactar por correo

  • Llamar por teléfono

Más artículos sobre Psicología