¿Cómo actuar ante crisis de ansiedad?

| |

La ansiedad se manifiesta ante una sensación de intenso miedo y una preocupación delirante sin motivo aparente que lo justifique. Un ataque de ansiedad puede generar sudoración, taquicardia, respiración incontrolable y un cansancio inexplicable. 

Sin embargo, es importante destacar que un ataque de ansiedad se puede considerar normal cuando existen situaciones estresantes de cualquier índole. La ansiedad puede llegar a ser el reflejo de alguna enfermedad subyacente, sobre todo, si el número de emociones o sentimientos se tornan excesivos, perturbando el desenvolvimiento rutinario. 

Las crisis de ansiedad pueden generar un tipo de sintomatología muy aguda, por ello, ante su persistencia, se recomienda consultar a un médico especialista. 

Estas crisis suelen durar aproximadamente unos 30 minutos y pueden presentarse cuando la persona está relajada y ha terminado de realizar sus obligaciones diarias. 

Recomendaciones a seguir ante la presencia de un ataque de ansiedad 

Cuando el ataque de ansiedad está plenamente confirmado, se deben seguir las siguientes recomendaciones con la finalidad de controlarlo. 

  • Procura respirar profundamente de manera lenta, si respiras de prisa sentirás un leve mareo. 
  • Ubícate en un sitio relajado donde puedas sentirse cómodo, colocando una música suave y enfocando tu pensamiento en situaciones agradables o placenteras que te hayan generado disfrute. 
  • Trata de conversar tu malestar con alguna persona conocida, que siempre tenga la disposición de socorrerte.
  • Si tu terapeuta te ha enseñado algunas técnicas de relajación, es la oportunidad de ponerlas en práctica (por ejemplo: Relajación progresiva de Jacobson) 
  • Si has tenido la oportunidad de aprender y asimilar algunas técnicas de control de pensamiento, es el momento de aplicarlas.
  • No olvides que tomar algún ansiolítico puede ayudarte de manera rápida a controlar la crisis. Recuerda que primero debes consulta a tu especialista para que te indique el más adecuado para ti.  

Es importante tener en cuenta que, cuando ya se ha logrado superar la fase aguda del ataque de ansiedad, hay que estar prevenido, porque en muchas oportunidades este tiende a repetir. 

Se recomienda evitar el consumo de estimulantes o de café, procurando realizar ejercicios que relajen y logren controlar de nuevo tu mente. No olvides que este tipo de trastorno se debe tratar con medicación y psicoterapia.  

Consejos para ayudar a controlar una crisis de ansiedad  

La ansiedad tiende a incapacitar a la persona que la sufre por los síntomas que presenta. A continuación, algunos consejos que se deben seguir ante la presencia de esta patología. 

  • No sugerirle al ansioso que mantenga la calma 

Es frecuente que, al observar una persona que sufre un ataque de ansiedad, quienes la rodean no sepan cómo reaccionar. Lo importante es diferenciar esta sintomatología de un ataque cardiaco. Se sugiere no insistirle al ansioso que se calme, ya que esto agravaría su estado. 

  • Mantén la distancia, siempre presto a apoyarlo  

Quien sufre de ansiedad siente más seguridad si alguien se acerca para ayudarlo, sin embargo, no es recomendable que un grupo de gente le rodee, porque esto alterará aún más su sistema nervioso. 

  • Procura centrarlo en un pensamiento diferente 

Un ataque de ansiedad produce síntomas muy intensos, una manera de ayudar al ansioso es procurando que centre su fijación en un pensamiento diferente, que le sirva de estímulo, ayudándolo a focalizar su atención. También se puede lograr a través de una conversación relajante

  • Promover en él una técnica de respiración más eficiente 

Una estrategia que puede resultar eficiente es motivando al paciente a realizar una técnica de respiración mucho más profunda, inhalando y exhalando suavemente el aire, hasta que logre controlar ese estado de crisis. 

  • No demuestres pánico 

Una crisis de ansiedad representa un momento desagradable que origina una sensación de mucho sufrimiento. Tener una persona al lado que refleje terror o pánico agrava la situación, por ello, se recomienda mantener la calma. 

  • Hablar de forma pausada y precisa 

El ansioso puede presentar reacciones hostiles, si se le habla de manera serena y firme esto puede resultar positivo, ya que le ayuda a bajar el nivel de ofuscación que presenta, sobre todo, si entiende lo que se le dice. 

  • Ofrécele palabras de aliento que le generen calma 

Esta técnica funciona si la persona ha tenido otras crisis de ansiedad, porque permite recordarle que ya ha pasado por esa experiencia y que ha logrado superarla.

Centro de psicología integral en zona Retiro, Madrid.

Artículos relacionados: