Agorafobia: Qué es y porque tenemos miedo a salir de casa

| |

La agorafobia es un trastorno de ansiedad desencadenado por espacios abiertos o lugares muy concurridos. Desde el punto de vista clínico, el sujeto que lo sufre se ve asaltado por un sentimiento de angustia, de fuerte malestar, cuando se encuentra en situaciones desconocidas, capaces de dar la impresión de no tener vías de escape fáciles y en las que nadie podría ayudar.

En la mayoría de los casos, la agorafobia es un problema que surge secundariamente a la aparición de ataques de pánico, crisis de ansiedad menores y estrés postraumático. 

La gravedad de la agorafobia y el comportamiento que se adopta para evitar las situaciones temidas pueden variar mucho de una persona a otra.

En los casos más graves, además de la ansiedad, puede haber síntomas físicos o ataques de pánico con frío o sudor intenso, aumento de la frecuencia cardíaca (taquicardia), náuseas y asfixia.. Al igual que otras fobias, la agorafobia puede tener repercusiones negativas en la vida cotidiana de una persona, en términos de limitaciones en la vida social y laboral.. Afortunadamente, este trastorno puede ser abordado a través de la psicoterapia, orientada a la superación de la fobia.. 

Qué es la agorafobia

La agorafobia es el miedo a los espacios y lugares abiertos, de los cuales puede ser difícil o vergonzoso alejarse. Por lo tanto, la persona que sufre este trastorno:

  • Tiene dificultades para salir de casa si no va acompañada
  • Siente incomodidad al viajar sola en el transporte público (como el autobús o el avión)
  • Trata de evitar los lugares públicos concurridos (restaurantes, mercados, conciertos, cines y centros comerciales). 

Síntomas y complicaciones de la agorafobia: ¿Cómo se manifiesta? 

La agorafobia suele implicar síntomas como:

  •  sudoración
  • escalofríos o sofocos
  • aceleración de los  latidos cardíacos 
  • náuseas
  • sensación de falta de oxígeno
  • miedo a morir

En consecuencia, la persona que sufre de agorafobia trata de no exponerse al estímulo fóbico y termina adoptando estrategias para evitar o buscar la continua presencia tranquilizadora de un miembro de la familia. La agorafobia es un trastorno que puede ser muy incapacitante, porque quienes la padecen a menudo: se vuelven completamente dependientes del hogar y se ven obligados a salir de la casa sólo cuando están acompañados.

Causas y factores de riesgo ¿Cuáles son las causas que originan la agorafobia? 

En la mayoría de los casos, este trastorno parece ser el resultado de una experiencia traumática vivida durante la infancia y la adolescencia: si se desalienta el instinto natural de explorar, se genera un bloqueo que afecta también a la percepción de uno mismo y de sus posibilidades. En la edad adulta, esta reacción se puede acentuar por la baja autoestima.

Agorafobia: Trastornos asociados 

La agorafobia puede estar asociada con la depresión y los comportamientos obsesivos. El trastorno también puede estar relacionado con los trastornos de ansiedad y otras fobias, como las fobias sociales, debidas a la oscuridad, las alturas y los viajes aéreos.

Agorafobia: ¿cómo se establece el diagnóstico? 

La evaluación inicial de la agorafobia es fundamental para comprender las razones de la incomodidad, identificar su significado y cuantificar su alcance. Por lo tanto, el médico pide al paciente una descripción de los síntomas y lo que los desencadena. Trata de establecer la gravedad de los síntomas. Excluye otros tipos de trastornos de ansiedad o patología general. 

Medicamentos para tratar la Agorafobia

En combinación con el tratamiento psicológico, su psiquiatra puede prescribir medicamentos para controlar los síntomas asociados con el trastorno fóbico, como la ansiedad.. Los medicamentos que suelen indicarse son las benzodiacepinas, los betabloqueantes, los antidepresivos tricíclicos, los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) y los inhibidores de la monoaminooxidasa.

Cabe destacar que el uso de medicamentos puede aliviar temporalmente el problema, pero no lo resuelve definitivamente.

Terapia para acabar con la Agorafobia

Un enfoque satisfactorio en el tratamiento de la agorafobia es la presentación de estímulos fóbicos al paciente en condiciones controladas hasta que se logre la desensibilización sistémica.

La terapia consiste en la exposición gradual y repetida a lo largo del tiempo a la situación que considera agorafóbica, para aprender a manejar la ansiedad y a tratar las ideas negativas asociadas con el miedo a los espacios abiertos, a los lugares desconocidos y sin una salida de emergencia inmediata.

Estos tratamientos pueden ayudar a manejar la ansiedad relacionada con la situación que considera agorafóbica.

Marta de Dios

El centro Psico-logos es un gabinete de Psicología y Logopedia formado por un equipo de psicólogos con amplia experiencia en Evaluación Clínica y Psicopedagógica y en Psicoterapia con niños, adolescentes y adultos, en sesiones individuales o de grupo.

Nuestro objetivo se centra en poner a su disposición nuestra experiencia y gran motivación para atenderle y ayudarle a recuperar el equilibrio y bienestar emocional.

Artículos relacionados: