Buscar artículos

¿Cómo afectan las redes sociales a la salud mental de los adolescentes?

Psicologia Leticia Gutierrez Publicado: 9 de febrero de 2022

Las redes sociales tienen numerosos aspectos positivos, ya que nos permiten obtener mucha información y de forma rápida, estar en contacto con las personas, estén cerca o en el otro lado del mundo, aprender nuevas habilidades…

Pero las redes sociales son un arma de doble filo. Al igual que tienen grandes ventajas, hay algunos riesgos con los que hay que tener cuidado. Por ejemplo, pueden resultar adictivas, hacer que las personas desconecten del mundo real, sufrir estafas, suplantaciones de identidad, sufrir ciberbullying… 

Además, puede afectar a la salud mental, perjudicar nuestra autoimagen, crearnos inseguridades y un largo etcétera. Son muchas personas, y cada vez más, las que utilizan las redes sociales. 

Por ejemplo, se asegura que un 92% de los adolescentes tiene un perfil en redes sociales. Es decir, hay un 92% de personas entre 10 y 19 años que está expuesta a todos los peligros de estas plataformas. 

En este artículo, ponemos el foco en ese grupo de personas, los adolescentes, y en cómo les afecta a la salud mental las redes sociales. ¿Quieres descubrirlo? ¡Sigue leyendo para no perdértelo! A continuación, te lo contamos. 

Las repercusiones de las redes sociales en adolescentes: ¿dónde queda la salud mental?

Está claro que las cosas con moderación no tienen por qué afectar a nuestro día a día. Pero, ¿acaso utilizamos las redes sociales con moderación? No, y tampoco lo hacen los adolescentes. 

Es lógico, puesto que las llevamos todo el día en el bolsillo y las usamos prácticamente a todas horas. Son una vía de escape de lo más eficaz para las generaciones que son, cada vez, más digitales. 

Ansiedad y depresión

Un problema muy creciente entre los adolescentes, hoy en día, es la ansiedad y la depresión. A veces son dos trastornos que van de la mano, otras por separado. Las estadísticas dicen que 1 de cada 6 adolescentes sufrirá un trastorno de ansiedad a lo largo de su vida. 

Además, los estudios establecen que el número de jóvenes con ansiedad y depresión ha aumentado un 70%. Y, en relación con las redes sociales, 4 de cada 5 adolescentes, asegura que estas plataformas agravan su ansiedad. 

Y es que nuestro cerebro no está hecho para ver vidas ajenas durante 24 horas, los 7 días de la semana: amigos o desconocidos pasándoselo en grande, de viaje, disfrutando… Esto promueve las comparaciones y el sentimiento de desesperación

En definitiva, el contenido que consumimos en redes sociales no es realista, pero nosotros lo interpretamos como tal. Esto hace que los adolescentes tengan peor autoestima, busquen la perfección en todo lo que dicen y hacen…, incrementando la ansiedad y depresión. 

También existe el fenómeno conocido como “depresión de Facebook”, que dice que el uso de las redes sociales de más de dos horas al día provoca elevados niveles de angustia, además de ideas suicidas. 

Calidad de sueño

Sobre todo para los adolescentes, dormir es un factor clave en el desarrollo. Hablamos tanto de calidad como de cantidad de horas de sueño. Y es que esto está muy ligado con la salud mental.

Si se recomienda que los adultos duerman entre 7 y 9 horas, lo ideal es que los adolescentes duerman 1 o 2 horas más. Las redes sociales, sobre todo si se usan antes de dormir, alteran la calidad del sueño. 

La luz de los dispositivos digitales, teléfonos, portátiles, tablets… interfieren en los procesos naturales del cerebro. De esta manera, los adolescentes tardan más en dormir, incluso hay algunos que se despiertan en mitad de la noche para consultar las redes sociales. 

Así, los adolescentes se despiertan cansados y no rinden tan bien en los estudios. Por eso, podríamos decir que las redes sociales pueden afectar al rendimiento académico. 

Imagen corporal

Si bien es cierto que la imagen corporal suele ser un problema muy presente en los adolescentes desde hace siglos, las redes sociales lo han agravado. Al fin y al cabo, estamos expuestos a millones de imágenes de otros cuerpos.

Muchísimos adolescentes aseguran que el uso de redes sociales les hace querer cambiar su apariencia, ya sea su cara, pelo, piel, forma física… 

Ciberacoso

El acoso cibernético está a la orden del día por desgracia, y afecta directamente a la salud mental. Al igual que encontramos interacciones desagradables cara a cara (bullying), las podemos ver utilizando las redes sociales como canal. 

Y es que es muy sencillo. Se puede hacer de forma anónima, en la distancia y las consecuencias son mínimas, si es que las hay. 

Las estadísticas dicen que 7 de cada 10 adolescentes han sufrido ciberacoso. Todos los que lo han sufrido aseguran haber visto su salud mental y bienestar perjudicados. El ciberbullying provoca depresión, ansiedad, soledad, cambios en los patrones de sueño y de alimentación, y un bajo rendimiento académico. 

Mediante un trato personalizado y con una absoluta confidencialidad te guiaré en la búsqueda de soluciones y en el aprendizaje de técnicas y estrategias científicamente probadas que te ayudarán a alcanzar el bienestar emocional y a recuperar tu satisfacción vital.

Ver perfil profesional

  • Contactar por correo

  • Llamar por teléfono

Más artículos sobre Psicología