¿A qué nos referimos cuando hablamos de TOC?

| |

El TOC o trastorno obsesivo compulsivo es una enfermedad mental.

Está caracterizada por la presencia de obsesiones, un esquema de pensamientos y miedos no deseados, que generan comportamientos repetitivos (compulsiones).

Tanto las obsesiones como las compulsiones tienen influencia en el desarrollo cotidiano de las actividades de quien las padece. Y, en consecuencia, le generan sufrimiento emocional.

Una persona con trastorno obsesivo compulsivo, al no poder ignorar o detener sus obsesiones, experimenta sufrimiento emocional y ansiedad. Y, termina realizando los actos compulsivos para poder aliviar en caso de intentar detenerlas.

Es decir, los pensamientos o impulsos no deseados vuelven una y otra vez.

El TOC normalmente está relacionado con aspectos específicos. Por ejemplo, una persona puede presentar un trastorno obsesivo compulsivo por miedo excesivo a contaminarse con gérmenes. Y, adquirir en un comportamiento que le permita aliviar los temores de contaminación, como lavarse las manos de manera excesiva.

Síntomas del trastorno obsesivo compulsivo (TOC)

Normalmente, el trastorno obsesivo compulsivo incluye, tanto obsesiones como compulsiones. Sin embargo, en algunos casos, es posible que una persona experimente sólo síntomas de obsesión o de compulsión.

La persona que presenta TOC puede o no darse cuenta de su problema. Para muchos, sus obsesiones y compulsiones no son irracionales. Una forma de identificar si se trata de un patrón obsesivo, es determinar qué tanto interfiere en tu cotidianidad.

A continuación, describiremos los síntomas de obsesión y de compulsión:

1.     Síntomas de obsesión

Las obsesiones del TOC conforman pensamientos e impulsos repetitivos, persistentes e incontrolables. Los cuales, desencadenan comportamientos o rituales compulsivos para eliminarlos. Existen algunos temas comunes que causan TOC, tales como:

  • Miedo a la suciedad o a la contaminación.
  • Dificultades para manejar la incertidumbre.
  • Miedo a tener las cosas desordenadas o asimétricas.
  • Ideas agresivas o negativas sobre la pérdida del autocontrol que puedan causar daño a sí mismo o a otros.
  • Etc.

2.     Síntomas de la compulsión

Las compulsiones del TOC son acciones repetitivas que la persona realiza para liberar el estrés causado por la obsesión.

Estas acciones son excesivas y, usualmente, no representan una solución real al problema que las causa.

Las compulsiones están relacionadas al tema específico que genera la obsesión. Por ejemplo, lavarse las manos de manera exagerada hasta irritar la piel por miedo a contaminarse.

Características del trastorno obsesivo compulsivo (TOC)

El TOC puede comenzar en la infancia, pero tiene mayor incidencia en la adolescencia o en la edad adulta temprana. De manera general, los síntomas del trastorno obsesivo compulsivo se adquieren progresivamente. Además, a lo largo de la vida éstos pueden presentar variaciones en cuanto a su gravedad.

Asimismo, los tipos de obsesiones y compulsiones en una persona pueden variar con el tiempo.

El TOC puede presentarse en diferentes niveles, desde leves hasta casos en los que puede incapacitar al paciente. Sin embargo, es importante poder diferenciarlo de personas que son perfeccionistas, por ejemplo.

Una forma de diagnosticar el TOC es determinar si las obsesiones y compulsiones de la persona afectan su calidad de vida. Lo ideal, en caso de sospechar tener TOC, es consultar al médico especialista.

Causas del trastorno obsesivo compulsivo (TOC)

Existen diferentes hipótesis sobre la causa del trastorno obsesivo compulsivo.

Algunas apuntan hacia la parte biológica; resultado de cambios en la química natural del cuerpo y/o psiquis. Y, otras señalan al TOC como resultado de patrones aprendidos.

Por otra parte, existen factores de riesgo conocidos del trastorno obsesivo compulsivo, entre los cuales podemos nombrar:

  • Antecedentes familiares. En todo tipo de enfermedades el aspecto genético es un factor que puede incrementar el riesgo de desarrollarla y esta no es la excepción.
  • Sucesos traumáticos. El TOC puede tener una mayor incidencia en personas que han experimentado eventos traumáticos o estresantes.
  • Otros trastornos de salud mental. Existe un mayor riesgo de experimentar TOC si se padece otros trastornos de salud mental. Tales como: trastornos de ansiedad, depresión, etc.

Por último, es importante tener presente que, aunque no se puede prevenir el trastorno obsesivo compulsivo, sí que existen diferentes tratamientos que puede ayudar mucho al paciente. Sobre todo, para evitar que el TOC empeore y afecte las actividades cotidianas de la persona.

En el Centro de Psicología y Psicoterapeuta de Zaragoza, contamos con las profesionales Ana García y Carla Buil, con una gran experiencia en la psicología y la psicoterapia.

Artículos relacionados: