Buscar artículos

Radiofrecuencia facial: descubre el tratamiento de moda

Te contamos en qué consiste este tratamiento de producción de colágeno, cuáles son sus beneficios y otras características.

Estética Andrea Cano Publicado: 23 de junio de 2022

A medida que más y más esteticistas combinan tecnología con tratamientos estéticos avanzados, dando como resultado por ejemplo la radiofrecuencia, la demanda es cada vez mayor. 

Hay quien atribuye a los tratamientos faciales de radiofrecuencia el hecho de mantener su piel «levantada», pero los dispositivos de radiofrecuencia también pueden suavizar las líneas finas y reafirmar los contornos faciales, tanto de forma inmediata como con el tiempo.

Entonces, ¿puedes olvidarte de los rellenos y dejar tu kit de contorno para siempre? Aquí, examinamos exactamente cómo funciona la radiofrecuencia en la piel y si deberías invertir en estos tratamientos. Si quieres descubrirlo, ¡sigue leyendo para no perdértelo! A continuación, te lo contamos.

¿Qué es la radiofrecuencia y cómo funciona?

Estéticamente hablando, la radiofrecuencia es un método de estiramiento cutáneo no quirúrgico que utiliza energía para calentar la piel con el fin de estimular la producción de colágeno.

El colágeno es la proteína más abundante en el cuerpo humano, se encuentra naturalmente en los huesos, músculos, tendones y en nuestra piel. Al final de nuestra veintena, nuestra producción de colágeno comienza a disminuir alrededor de un uno por ciento al año, debido a factores tanto internos como externos, como fumar, la luz ultravioleta y nuestra dieta.

Si bien no puedes simplemente «soltar» más colágeno en la piel, puedes hacer que las células responsables de producirlo, los fibroblastos, trabajen un poco más de tiempo. La radiofrecuencia es una de las terapias de inducción de colágeno más demandadas actualmente. 

Es una forma de energía electromagnética que, cuando se aplica sobre la zona tratada, provoca una fricción molecular, produciendo calor. La fuente real del calor es la resistencia friccional del tejido. Al hacer esto, podemos contraer las fibras de colágeno, lo que resulta en un efecto tensor de la piel inmediato, así como una síntesis de colágeno retardada, lo que significa que los resultados son instantáneos y acumulativos.

De hecho, los resultados inmediatos pueden ser impresionantes. Es probable que una sola sesión te deje con una apariencia notablemente más firme y levantada, con la piel alrededor de los pliegues nasolabiales y la línea de la mandíbula con un aspecto especialmente firme y fresco. Es genial para suavizar las líneas finas, especialmente las líneas de la nariz a la boca, así como para levantar las mejillas y tensar la línea de la mandíbula.

¿Duele la radiofrecuencia facial?

No, y no hay tiempo de inactividad: cualquier enrojecimiento en la piel habrá disminuido al final de tu tratamiento. Es cómodo: no duele en absoluto, sino que relaja. Se aumenta gradualmente el calor a una temperatura de 40 a 43 grados centígrados. 

¿Quién se adapta mejor a la radiofrecuencia?

Se recomienda la radiofrecuencia a cualquiera que experimente pérdida de firmeza y opacidad en la piel. Además de la producción de colágeno, también aumenta los niveles de oxígeno en la piel, por lo que es excelente para la luminosidad general.

Si tienes acné o rosácea, hay otras tecnologías mucho más adecuadas, como la LED.

¿Cuántas sesiones se recomiendan?

Como se mencionó, una sola sesión de radiofrecuencia puede brindar excelentes resultados: a menudo se recomienda a los clientes como tratamiento previo a un evento. Pero para obtener resultados más profundos y a largo plazo, se recomiendan de cuatro a seis sesiones espaciadas entre siete y diez días.

Ver perfil profesional

  • Contactar por correo

  • Llamar por teléfono

Ver perfil profesional

  • Contactar por correo

  • Llamar por teléfono

Más artículos sobre Belleza