¿Qué es una endodoncia?

| |

La endodoncia es la rama de la odontología que se ocupa del tratamiento de los conductos del diente.

Dentro del diente, debajo de la capa blanca de esmalte y la capa llamada dentina, hay un tejido blando llamado pulpa dental o, en lenguaje común, nervio. La pulpa dental es un tejido conectivo que contiene células, vasos sanguíneos y nervios.

Aunque no es de vital importancia para la salud y la función del diente, la pulpa dental realiza una importante función sensorial, proporcionando al cuerpo la sensación de calor o frío.

¿Por qué puede inflamarse la pulpa dental?

Cuando la pulpa está comprometida, las bacterias comienzan a multiplicarse dentro de la cámara pulpar, en la que está contenida la pulpa, y por asociación con otros residuos y depósitos pueden causar una infección o un absceso, es decir, una bolsa que contiene pus que se forma en el ápice de la raíz del diente.

Las causas habituales son:

  • Las caries pueden provocar pérdida de parte de las tortugas del diente dejando la pulpa desprotegida.
  • Con los empastes se puede producir una agresión a la pulpa y en ocasiones la pulpa puede infectarse y puede morir (necrosis pulpar).

Síntomas de que una pulpa está afectada

El absceso se desarrolla cuando la infección se extiende más allá del extremo de las raíces del diente y puede causar numerosos síntomas, incluyendo hinchazón que puede llegar a otras partes de la cara, el cuello o la cabeza, dolor continuo, pérdida de hueso alrededor del extremo de las raíces y, finalmente, problemas de drenaje que también pueden involucrar a las encías o la membrana mucosa de la mejilla.

La pulpa dental puede irritarse, inflamarse e infectarse debido a caries profundas y extensas, a tratamientos dentales repetidos del mismo diente, a la presencia de grandes empastes, a grietas o fracturas en el diente, o como resultado de un traumatismo.

El tratamiento del canal dental consiste en tres capas duras, esmalte, dentina y cemento. El espacio dentro de estas capas se llama el canal. 

El canal contiene la pulpa dental, un tejido blando que rodea los nervios y vasos sanguíneos y permite que el diente se desarrolle. Cuando el crecimiento se completa, el diente puede sobrevivir sin pulpa, pero si la pulpa está infectada debe ser eliminada.

¿En qué consiste una endodoncia?

En la endodoncia, el tratamiento de los conductos consiste en extraer la pulpa infectada del diente. Se trata de un procedimiento por el cual se realiza una limpieza del sistema de los conductos radiculares, eliminando tejido necrótico y bacterias. Esto se realiza en varios pasos:

  1. Anamnesis: Se trata de preguntas hechas por el profesional en las que el paciente informa de qué tipo de dolor siente y en dónde se localiza. En este paso se realizan radiografías para verificar el estado del diente.
  2. Anestesia:  parece intervención se utiliza anestesia local, la cual afecta solamente al diente y la zona a tratar.
  3. Apertura de la pieza: Se realiza un agujero en la corona del diente desde la que se accede a la extracción de la pulpa dental.
  4. Limpieza de los conductos: En este paso se trata de dejar los conductos asépticos y limpios.
  5. Obturación: En esta fase se procede al sellado del diente y se deja totalmente insensibilizado.
  6. Control de la intervención: Después de los pasos anteriores el dentista tendrá que verificar la efectividad de la endodoncia con una radiografía.

La endodoncia no es una intervención dolorosa, pero si puede llegar a ser incómoda.  Este tipo de operación suele ser definitiva para el diente tratado, aunque no es descartable que haya que hacer una re-endodoncia en alguna pieza.

Te recomendamos que si sientes frío o calor en alguno de tus dientes acudas a tu dentista de confianza para realizar una observación.

En Clínica Dental Ricardo Niño contamos con un equipo experto de dentistas en Zaragoza. Nuestro centro goza de amplia experiencia y reconocimiento ofreciendo los mejores servicios de odontología en general.

Artículos relacionados: