¿Qué es la ortodoncia interceptiva para niños?

| |

¿Qué es la Ortodoncia interceptiva?

La ortodoncia interceptiva infantil, es un tipo de ortodoncia  que se ejecuta con la finalidad de favorecer el crecimiento del hueso maxilar. Esta se encarga de corregir las desviaciones que se han producido en este hueso.

Además, la ortodoncia interceptiva se encarga de interceptar el proceso de crecimiento maxilo facial, para de esta manera adelantarse a los problemas respecto a la oclusión y mordida, que el infante habrá desarrollado, cuando se su crecimiento haya finalizado.

Existen diversos tipos de ortodoncia interceptiva, entre los cuales se encuentran:

  • El de mascara de extracción extraoral: este tipo de ortodoncia se aplica para problemas en la mordida, producto del desarrollo de anomalías en los huesos faciales.
  • El de disyuntor o expansor palatino: este tipo de ortodoncia se aplica en los niños con problemas de paladar hendido u ojival.

¿Por qué se realiza?

La ortodoncia interceptiva se ejecuta con la finalidad de:

  • Previene el desgaste de los dientes al tratar de equilibrar el proceso de masticación. 
  • Se encarga de recolocar las descompensaciones de la zona mandibular, las cuales se han producido por motivos diversos.
  • Ayuda  a compensar malos hábitos, como chuparse el dedo o colocar  la lengua en posición incorrecta al tragar. 
  • Ayuda a mejorar la estética del paciente, ya que equilibra la mandíbula y los músculos faciales.

Este tratamiento es recomendable ejecutarlo en niños, entre los 7 y 11 años de edad.

Otros beneficios de la ortodoncia interceptiva

Entre otros beneficios de la ortodoncia interceptiva, se encuentran:

  • Constituye un mejor pronóstico al momento de que el médico deba evaluar la aparición de los dientes permanentes.
  • Esta corrige cualquier hábito que cause problemas, el cual obstruya el correcto desarrollo de los maxilares. Estos hábitos son: chuparse el dedo, empujar los dientes con la lengua, entre otros.
  • Se encarga de corregir los problemas de oclusión, como lo son: la mordida abierta, la mordida cruzada y la sobremordida
  • Corrige el crecimiento de la mandíbula y el maxilar , para que de esta manera se acomoden los dientes emergentes
  • Se encarga de disminuir el daño de los dientes permanentes que recién estén erupcionando
  • Mejora la apariencia del niño
  • Facilita un futuro tratamiento de ortodoncia  correctivo

Recomendaciones

Respecto a la ortodoncia interceptiva, se hace necesario seguir las siguientes recomendaciones:

  • Se recomienda la revisión con un ortodoncista u odontopediatra, a partir de la erupción del primer molar (6 años).
  • De llegarse a la conclusión a partir de la primera revisión con el ortodoncista, que el tratamiento se hace necesario, el mismo se deberá ejecutar en 2 fases:
  1. Primera fase: esta deberá comenzar de inmediato, ya que se debe aprovechar que el niño en este periodo, tiene gran parte de los dientes de leche. Los objetivos de esta fase se centraran en: conseguir una masticación correcta, corregir hábitos orales dañinos, evitar el desarrollo de un problema e interceptar un problema en el desarrollo del niño. También en esta fase se orientará el crecimiento de los huesos del maxilar y la mandíbula los cuales se encargan de sostener los dientes, para que estos erupcionen en forma correcta.
  2. Segunda fase: la misma se ejecutará en la medida que el niño vaya creciendo, y el momento apropiado; este se determinará a través del propio crecimiento, y mediante las necesidades correctivas dentales que el niño requiera. En esta fase se moverán los dientes permanentes a sus lugares o posiciones finales, para que de esta manera mejore la funcionalidad y apariencia facial del niño.

Tiempo de duración

Es necesario aclarar, que el tratamiento en ortodoncia interceptiva se debe de complementar con el crecimiento del niño. Por tal razón, se debe sincronizar este tratamiento con las diversas etapas del crecimiento y desarrollo dental del infante. Esto podrá frenar tratamientos invasivos a futuro.

Referente al tiempo, es necesario destacar que cada caso es diferente, ya que este se encuentra íntimamente relacionado con diversos factores como el crecimiento del niño y la colaboración que este brinde al tratamiento; es por ello que la estimación de tiempo es compleja. Sin embargo, lo usual es que la primera fase dure entre 8 meses y un año y medio. Con respecto a la segunda fase, esta usualmente dura entre un año y medio, y dos años y medio.

En Clínica Dental Ricardo Niño contamos con un equipo experto de dentistas en Zaragoza. Nuestro centro goza de amplia experiencia y reconocimiento ofreciendo los mejores servicios de odontología en general.