Buscar

El usufructo universal a favor del cónyuge, ¿en qué consiste?

Te contamos cómo será el reparto de herencia con usufructo.

AGEFI Publicado: 11 de mayo de 2022

Es bastante común entre los ciudadanos, al firmar su testamento, querer dejar los bienes que tienen en España primero al cónyuge y luego a los hijos (en caso de prefallecimiento, renuncia o fallecimiento simultáneo). 

Esto no es así para los ciudadanos españoles ya que, debido a la “legítima”, que es la obligación legal de dejar ciertos derechos sobre partes de la herencia a los hijos, padres o cónyuge, es común que las disposiciones testamentarias incluyan el derecho de usufructo a favor del cónyuge.

Aunque el Código Civil reconoce únicamente el usufructo de un tercio de la herencia (conocido como Tercio de Mejora) en la mayoría de los casos las disposiciones testamentarias incluyen lo que se conoce como usufructo universal del cónyuge. Veamos cómo funciona este derecho y si también puede ser una opción válida para los testamentos de los extranjeros que posean bienes inmuebles en España.

Pero, ¿qué es un usufructo? Algunos conceptos generales antes de adentrarnos en el usufructo a favor del cónyuge

El usufructo es un derecho real que tiene su origen en el derecho romano. Etimológicamente proviene del latín usus y fructus, que significan el uso o goce y el derecho a cualquier ganancia o rendimiento generado. Consiste, por tanto, en usar y disfrutar de los bienes ajenos. 

El titular de este derecho tiene la posesión del inmueble, usa y disfruta de los rendimientos o rentas que se generen, ya sea en especie o en dinero, pero no puede disponer de él en su totalidad

No pueden transmitirlo, alterarlo o gravarlo, ni disminuir su valor, ya que es propiedad de un tercero.

El usufructo, mientras dura, escinde temporalmente los derechos inherentes a la propiedad privada. El usufructuario tiene derecho al uso de los bienes así como a obtener el rendimiento (por ejemplo, la renta obtenida del arrendamiento de un inmueble), mientras que el llamado nudo propietario conserva únicamente el derecho a disponer de los mismos, pero sin poder utilizarlos o recibir el beneficio que pudiera generar. 

El usufructo está regulado por la legislación española en el Capítulo Primero del Título VI del Código Civil (artículos 467-522).

El usufructo puede ser total o parcial según afecte la totalidad o parte del bien, pudiendo ser también temporal o vitalicio.

La constitución del usufructo puede ser legal si lo impone la ley (legítima para la mejora del tercero a favor del cónyuge viudo) o voluntaria si surge de una elección de parte como un contrato privado o una disposición testamentaria.

El usufructo universal a favor del cónyuge

Centrémonos en el usufructo universal constituido en testamento del causante a favor del cónyuge sobreviviente. Considera una pareja que posee una propiedad en España. En sus respectivos testamentos, ambos designan a sus hijos para heredar la nuda propiedad de su mitad y al cónyuge para recibir el usufructo vitalicio. Esto significa que a la muerte de uno de ellos, los hijos heredarían el 50% de la propiedad, pero no podrían usarla ni alquilarla porque el cónyuge sobreviviente ahora tendrá, no solo el 50% de la propiedad total sino también el derecho exclusivo y excluyente de usar y disfrutar el otro 50% durante su vida.

El usufructuario, por lo tanto, tiene el derecho exclusivo de usar la propiedad hasta su muerte, alquilarla y cobrar las rentas, vender sus productos, disponer de sus derechos de usufructo, por ejemplo, mediante arrendamiento, enajenarlo o cobrarlo mientras esté vigente, y mejorar el bien sin que se alteren su forma y sustancia.

La obligación principal del usufructuario es la de conservar el inmueble así como hacer frente al pago de las tasas del Ayuntamiento (IBI), los gastos ordinarios de la Comunidad de Propietarios y los gastos de mantenimiento y utilidades, según los artículos 63 y 61 del Real Decreto Legislativo 2/2004 (Ley de Tributos Locales) y el artículo 504 del Código Civil.

Los nudos propietarios tienen la obligación de entregar los bienes al usufructuario y permitir el goce pacífico de los mismos, de pagar los impuestos sobre la propiedad y de cubrir los gastos de las reparaciones extraordinarias. Por otro lado, tienen derecho a recuperar la propiedad al vencimiento del usufructo vitalicio.

La muerte o la renuncia del usufructuario así como la pérdida del bien causan la extinción del derecho de usufructo vitalicio.

La cláusula de Socini y el usufructo universal a favor del cónyuge

Según el Código Civil, el cónyuge supérstite o sobreviviente solo tiene derecho legalmente al usufructo vitalicio del llamado Tercero de Mejora cuando concurren con los hijos a la herencia

Los propios hijos tienen por ley la plena propiedad del tercero conocido como legítima estricta que debe dividirse entre ellos por partes iguales, más la nuda propiedad del Tercio de Mejora cuando concurren con el cónyuge supérstite y en la proporción que determine el testador. 

El otro tercio es de libre disposición y puede dejarse a cualquiera. Surgió una cláusula testamentaria conocida como “medida de cautela Socini” para armonizar estos derechos legítimos con la posibilidad de legar el usufructo universal vitalicio. 

En virtud de esta disposición el testador deja a los herederos más de lo que legalmente les corresponde como legítimo, pero con la condición de resistir el usufructo vitalicio del cónyuge viudo sobre todos los bienes. 

Así, si un heredero pretende violar esta condición mediante una reclamación judicial de sus derechos legítimos, la herencia se limita en su caso a la legítima estricta, que es la parte que le corresponde de la tercera parte de la herencia.

El Tribunal Supremo declaró la validez de la medida cautelar de Socini aunque no está regulada específicamente por el Código Civil.

Conmutación y usufructo universal a favor del cónyuge

Si bien los cónyuges supérstites pueden querer seguir disfrutando por el resto de su vida de la propiedad o de los ingresos generados por su arrendamiento, también pueden preferir recibir una renta vitalicia o una cantidad de dinero para compensar su derecho de usufructo, y eso permitiría la nudos propietarios para unificar el pleno dominio antes de la muerte del usufructuario. 

Se conoce como conmutación. Este caso es más probable que ocurra cuando el usufructuario es un cónyuge en segundos matrimonios y los propietarios desnudos son los hijos de un matrimonio anterior.

Consiste en el cambio de la propiedad o propiedades que el viudo ha recibido en usufructo a través de la herencia por una renta vitalicia, dinero en efectivo o determinados bienes materiales. 

La conmutación puede efectuarse sin el consentimiento del viudo, siempre que no haya sido prohibido por el testador, y solo cuando el usufructo implique la mejora del tercero según determina el Código Civil. Cuando el usufructo es universal (para todos los bienes), la conmutación debe hacerse de común acuerdo con el viudo y no puede imponerse.

Profesional
destacado

AGEFI

Las Rozas de Madrid

Ver Microsite

  • Contactar por correo

  • Llamar por teléfono

Si eres autónomo o tienes una empresa

Date de alta gratis

Más artículos sobre Derecho