¿Qué pasa después de un concurso de acreedores?

| |

Un concurso de acreedores puede ser la tabla de salvación de una empresa, especialmente en tiempos de crisis e inflación, donde se espera sobrellevar la insolvencia y hacerle frente a los acreedores, para que en un futuro puedan recuperar los impagos.

Se trata de un procedimiento jurídico donde se le expresa al juez de la causa, las deudas y activos con los que se cuenta, y una vez que se declara la insolvencia de la empresa, los acreedores no podrán interponer una demanda a dicha empresa, porque se encontrará en estado de protección.

¿Qué se busca con un concurso de acreedores? 

Se consigue evitar que agencias tributarias de la administración pública o de Hacienda ejerzan un apremio y las demandas de acreedores. 

La acción ante un juez para solicitar un concurso de acreedores es relativamente sencilla de hacer. Veamos a continuación algunas consideraciones al respecto.

Situación de insolvencia de una empresa y la intervención de un concurso de acreedores

La empresa entregará sus documentos contables y se tomarán dos direcciones: la primera es la de liquidar todo porque no hay otra manera de pagar, o una segunda vía, que es la de seguir trabajando bajo supervisión de administradores concursales.

Algunos factores determinan cuánto va a durar estos procedimientos:

  • Si la empresa insolvente es quien presenta la solicitud, a esta se le denominará concurso voluntario. Una vez que es detectado el problema, no deben transcurrir más de 2 meses para su solicitud. Es aquí cuando se recopila la información del deudor, entre los cuales están nóminas, cantidad de bienes que posee, la lista de acreedores, la memoria de causa que motiva la insolvencia y, además, una propuesta acerca de su solicitud.
  • Si un acreedor presenta la solicitud, se denomina concurso necesario. Este deberá fundamentarla con hechos que demuestren el incumplimiento de pagos y obligaciones por parte de la empresa.

Cualquiera de estas dos vías implica la suspensión de pagos y congelación de las deudas por parte de la empresa. 

¿Cuánto dura un concurso de acreedores?

Esto depende del tipo de solicitud de concurso de acreedores que se ha presentado. Algunas acciones, como las que describiremos a continuación, nos puede indicar un aproximado de su duración:

  • Puede durar menos tiempo si se ha negociado con anticipación, si hay conversaciones previas antes de acudir a un Tribunal Mercantil. Se habrá adelantado un posible convenio entre las partes afectadas.
  • Influye mucho el tipo de acreedores y la suma del total de las deudas.
  • La disponibilidad de atención del Tribunal Mercantil para el momento en que se ha hecho la solicitud, según su carga de trabajo.
  • Si la finalidad es la liquidación de la empresa, puede tener una duración de 2 meses. Es relativamente rápido
  • Se alarga el proceso con las negociaciones de pago y la continuidad de actividades de la empresa.
  • La venta de los activos puede demorar aún más el proceso.

Según sea el caso, se estima entre 2 meses y 5 años, incluso, pudiéndose alargar por más tiempo.

¿Cómo finaliza un concurso de acreedores?

Lo ideal es que los acreedores acepten una proposición que les hace el empresario que está en insolvencia. Muchas veces implica esperar al cumplimiento de la deuda o parte de ella, en plazos de tiempo de meses o años, con el objetivo de que la empresa rebaje sus compromisos de pago, pudiendo continuar con sus actividades.

Este es el objetivo de la Ley, pero en la práctica no resulta tan sencillo. Estadísticas indican que más del 90% de las empresas que van al juzgado mercantil pidiendo este tipo de protección, terminan en la liquidación.

Una liquidación puede hacer frente a los acreedores y llegar a un convenio final para satisfacer la deuda, como consecuencia de la calificación que ha obtenido el concurso, que concluye como culpable o inocente.

En algún caso, los bienes patrimoniales y personales deben usarse para responder a la deuda, así que la sugerencia es adelantarse a la terminación traumática de la empresa.

CONCA ABOGADOS, es el Estudio Jurídico dedicado al ejercicio de la Abogacía y especializado en Derecho de Empresa, Bancario, Familia y Deporte, para prestar servicios jurídicos de asesoramiento y asistencia letrada tanto a ciudadanos particulares como a sociedades. El Estudio fue fundado con vocación firme de servicio al cliente basada, como elemento esencial, en la atención personalizada y la información constante al cliente.