¿Cuáles son los fallos más comunes en mi coche y cómo detectarlos?

| |

Mantener tu automóvil en buen estado te permitirá contar con un vehículo durante muchos años y ahorrarte unos cuantos miles de euros en la compra de uno nuevo. En ocasiones aparecen algunos problemas que se deben solventar, a fin de evitar posibles incidencias al volante y en la carretera. Especialmente importante resulta tener todo a punto cuando se emprende un viaje largo o en condiciones climatológicas adversas.

Además, aunque algunos de esos contratiempos parezcan una cosa menor, si acudes a pasar la Inspección Técnica del Vehículo (ITV) es probable que recibas una respuesta negativa por parte de los mecánicos y tengas que poner rumbo a un mecánico para solventarlo. En resumen, un tiempo valioso perdido y la posibilidad de afrontar una situación arriesgada.

Los fallos en el sistema de alumbrado causan muchas de esas negativas en la ITV. Vamos a ver qué fallos en el coche son los más comunes y cómo detectarlos.

Sistema de alumbrado

 Seguro que ya sabrás que tener un piloto fundido significa que no puedes coger el coche, principalmente por ser motivo de sanción y especialmente cuando por cuestiones de iluminación no es posible enfrentar con seguridad la conducción. Las razones por las que ha dejado de funcionar son múltiples y podemos clasificarlas en: defecto de fábrica, la instalación es incorrecta o que la conexión no está bien realizada.

Una visita a tu taller de confianza te pondrá sobre la pista de cuál de ellas es la causa de que tengas un problema con el sistema de alumbrado de tu automóvil.

‘Errores’ a un lado, las bombillas o pilotos pueden dejar de servir después de un tiempo y no por una avería como las que hemos expuesto anteriormente, más bien por haber concluido su ciclo de vida. Aproximadamente cada 50.000 kilómetros o dos años es cuando estos elementos pueden comenzar a ser sustituidos – dependerá de la calidad de la bombilla y la garantía de la misma –.

Además, instalar faros de xenón cuando la conexión y el sistema no está habilitado para ello es otra de las causas para sufrir un contratiempo con la iluminación del coche. Esto se debe a que la temperatura de estas piezas es muy superior y termina produciendo que se funda la superficie.

Cuidado con el agua

Aunque no es una tarea que, por lo general, los conductores realicen con frecuencia, mantener limpio el faro, ya sea por suciedad o por condensación, prolongará la vida de la bombilla y del propio faro. Esas gotas de agua que, a veces, se quedan impregnadas dentro a menudo terminan causando un problema.

La limpieza es más sencilla de lo que parece y puede hacerse abriendo el capó o el maletero, desde donde se accede a los faros delanteros y traseros, respectivamente. En cualquier caso, lo más recomendable es acudir a tu taller de confianza para que procedan a este sencillo cambio y evitar así un mal mayor por desconocimiento.

Recomendaciones

A fin de evitar o reducir que nos encontremos con estas desagradables situaciones, lo mejor es comprobar de manera periódica los siguientes elementos: la batería y la instalación eléctrica. Siempre, por supuesto, es mejor hacerlo bajo la supervisión de un profesional.

También es necesario que haya limpieza en todos y cada uno de los faros, traseros y delanteros, del vehículo. De esa forma se desplegará una luz de más calidad que hará que el resto de vehículos en carretera, y tu mismo, gocéis de una visión más clara.

Antes de viajar

Si tienes que ponerte al volante para recorrer una distancia considerable o bien vas a hacerlo de noche, o en condiciones de visibilidad reducida, procura asegurarte de lo siguiente antes de partir: que todas las bombillas están en orden, funcionan y emiten la luz necesaria y que están regulados debidamente para no cegar a otros conductores.

Esta última comprobación tiene que realizarse de manera meticulosa y bajo las mismas circunstancias en las que se va a viajar. Si vas a viajar solo, sin ningún equipaje o peso, los faros tendrán una altura mientras que tu viajas acompañado o con peso, entonces los citados faros pueden variar y no estar correctamente regulados.

Somos un taller mecánico en Móstoles con más de 30 años de experiencia en reparación de todo tipo de coches. Te garantizamos reparar tu coche de manera rápida e integral —si lo deseas con piezas originales. Nuestro equipo de profesionales dejará tu coche como nuevo: desde sencillos cambios de aceite hasta laboriosas reparaciones.