¿Cómo realizar el mantenimiento de coches sin carnet?

| |

Los coches sin carnet o microcoches, conocidos como «coches sin carnet», son vehículos compactos y ligeros. Tienen una masa en vacío inferior a los 350 kilogramos y no pueden rebasar los 45 km/h. 

A pesar de sus reducidas dimensiones y de su uso exclusivamente urbano, los coches sin carnet siguen siendo eso: coches.

Son vehículos motorizados que transitan por la vía pública y que están expuestos, incluso más que los vehículos pesados, a que sus pasajeros se vean lesionados a causa de accidentes de tránsito.

Por este motivo, la precaución exige tener al vehículo al día en cuanto a mantenimiento.

Dicho mantenimiento no dista mucho del que se realiza a los automóviles convencionales y puedes poner este trabajo en manos de los expertos en mecánica de tu preferencia. 

Algunos de los aspectos pueden ser revisados en casa, aunque de igual manera lo ideal es que el vehículo sea revisado periódicamente por un experto. 

Cuando el kilometraje haya llegado a los 1.000 kilómetros, se debe realizar una primera revisión del vehículo. Durante esta revisión, se debe cambiar el aceite del motor. Además, se debe revisar y, de ser necesario, corregir las partes como: luces, frenos, neumáticos, tornillos y sistema eléctrico.

Mantenimiento preventivo

El programa de mantenimiento de cada vehículo es diferente dependiendo de la marca y modelo, por lo que las revisiones periódicas van a variar dependiendo del caso. 

Para estas revisiones, el objetivo es cambiar ciertas refacciones que ya cumplieron su tiempo de vida, como el filtro de gasoil y el de aire. También se deben cubrir los puntos verificados en la primera revisión y, por lo general, requerirán ser ajustados y/o cambiados. Por lo general, se realizan cada 5.000 kilómetros o anualmente.

La batería también se debe revisar periódicamente, para comprobar el nivel electrolítico y limpiar los bornes, dejándolos debidamente engrasados.

El cambio de aceite y del filtro de aire se debe repetir cada una o dos revisiones, dependiendo del estado de los mismos.

La máquina, propiamente, también se debe comprobar en estas revisiones. Las correas, los cilindros, la dirección, la transmisión y el tubo de escape no se pueden pasar por alto al realizar el mantenimiento.

Mantenimiento invernal

El invierno es un tiempo difícil para la mayoría de los aparatos y eso no perdona a los microcoches. Si planeas hacer uso constante de tu vehículo, es esencial que estés al pendiente de dos aspectos en especial: la batería y los neumáticos.

La batería sufre mucho con los cambios bruscos de temperatura, lo que puede de plano dejarla inútil. Por eso debes revisarla constantemente, no quieres quedar varado.

La revisión de los neumáticos es incluso más necesaria, podría ser asunto de vida o muerte. Se debe verificar que se estén adhiriendo correctamente, que estén bien inflados, que no estén gastados o que la goma no presente daños.

Luego de esta difícil temporada, no olvides revisar los limpiaparabrisas para estar preparado para las lluvias de primavera, colocar tus neumáticos de verano y, por si acaso, revisar nuevamente tu batería. No subestimes el daño que puede recibir en invierno.

Recuerda nuevamente la máxima del mantenimiento de tu vehículo: busca personal calificado y manos expertas.

En Gesecar somos especialistas en coches sin carnet, motos de 3 y 4 ruedas y vehículos electrónicos.