Procedimiento de una correcta limpieza de oficina

| |

Actualmente, existe una gran demanda del servicio de limpieza de oficinas. Por lo tanto, es fundamental que, tanto el cliente como el prestador de servicio conozcan el procedimiento adecuado para realizarlo.

Por ejemplo, es clave saber distinguir el material de las distintas superficies para seleccionar el sistema de limpieza más adecuado.

En este sentido, actualmente se hallan diversos métodos de lavado de superficies para garantizar su conservación, además de su limpieza.

De esta manera, de acuerdo al estado de la superficie, se deben aplicar métodos específicos y en periodos determinados.

Pasos para una limpieza adecuada

De manera general, el procedimiento de una correcta limpieza de oficina involucra los siguientes pasos:

  1. Recolectar los restos que se encuentren por la superficie (sobrantes de los materiales de trabajo, cajas vacías, entre otros).
  2. Botar los desechos presentes en las papeleras y limpiarlas.
  3. Barrer y trapear con desinfectante.
  4. Desempolvar el mobiliario. Y, para su limpieza profunda se requiere de estipular días específicos con una frecuencia diferente.
  5. Limpiar y desinfectar los aseos.
  6. Limpiar las diferentes superficies del mobiliario con las técnicas adecuadas.
  7. Higienizar los instrumentos de limpieza y almacenarlos en el lugar destinado para ello.

Sin embargo, existen rutinas de limpieza cotidiana que también ameritan llevarlas a cabo correctamente. A continuación, te describiremos diferentes técnicas de limpieza de oficina para ayudarte a saber cuál se ajustan a cada superficie.

Para la limpieza del mobiliario de la oficina

De manera cotidiana, es importante eliminar la suciedad y el polvo acumulado sobre el mobiliario. Ya que, además de evitar alergias y la transmisión y propagación de microorganismos, ayuda al buen funcionamiento de los equipos.

Además, obviamente, de la estética que representa tener una superficie limpia.

Para esta tarea se recomienda el uso de plumeros, aspiradoras, bayetas y gamuzas humedecidas con soluciones limpiadoras y desinfectantes. Es importante considerar las diferentes superficies correspondientes al mobiliario, por ejemplo:

Para muebles tapizados

Lo muebles tapizados resultan algo difíciles de limpiar, debido a que se encuentran recubiertos de un textil o piel. Por lo tanto, normalmente, absorben la suciedad y dificultan su limpieza.

En estos casos, lo recomendable es limpiar diariamente utilizando un aspirador.

Por otra parte, para realizar una limpieza profunda se debe utilizar una solución de champú o productos específicos para textiles. Es importante no mojar en exceso la superficie porque la esponja interior puede:

  • Experimentar daños.
  • Expulsar suciedad al mojarse y manchar la superficie exterior.

Por su parte, los muebles recubiertos con piel natural deben ser hidratados periódicamente. Para ello, existen en el mercado diferentes emulsiones muy eficientes, que además cuidan y alargan la vida del mueble.

Por último, en intervalos más largos, se debe realizar una limpieza mecanizada. Es decir, mediante un sistema de espuma seca o de inyección/extracción.

Para mesas, estanterías y armarios de metal o sintéticos

Usualmente, en una oficina predominan los objetos elaborados con melanina. Y, para su limpieza se utilizar simplemente agua y jabón.

Para un excelente acabado, se recomiendo un buen paño de microfibra humedecido con detergente neutro.

En el caso de que la superficie se encuentre deteriorada, se recomienda nutrirla e hidratarla. Para ello, se hallan en el mercado productos jabonosos específicos para madera que contienen los nutrientes que se necesitan.

Para ordenadores, impresoras, fotocopiadoras, teléfonos y demás aparatos

Elementos como los auriculares del teléfono son fuente constante de contagios de diferentes enfermedades. Por lo tanto, ameritan de una limpieza cotidiana que incluya desinfección.

En este sentido, tanto los teléfonos como los demás equipos se recomiendan limpiar con un paño de microfibra. Para obtener un buen resultado, éste debe humedecerse ligeramente con agua y una solución de detergente desinfectante neutro. No es recomendable bajo ninguna circunstancia pulverizar directamente los equipos.

Por su parte, la pantalla de los equipos varía y, por tanto, ameritan técnicas de limpieza específicas. Por lo tanto, debe tenerse claro el tipo de monitor (plasma, LCD, LED y CRT) para utilizar la técnica adecuada.

Por ejemplo, los monitores de LCD (pantallas de cristal líquido) exigen un trato delicado al exponerlos a elementos de limpieza.Por último, es importante señalar que una elección adecuada de productos e instrumentos, aunado a una buena práctica de las técnicas de limpieza, garantiza un resultado exitoso.

En Mintsa realizamos cualquier tipo de desinfección como consecuencia del COVID-19. Ofrecemos un servicio de limpieza integral en todo tipo de ámbitos, entre los que destacamos oficinas, hoteles, colegios y comunidades. También ofrecemos limpiezas puntuales.

Con ayuda de tecnología de última generación y vanguardia proporcionamos tratamientos de limpieza específicos para todo tipo de suelos y superficies, desde el industrial hasta el doméstico.

Ponemos a tu disposición nuestro equipo de profesionales para satisfacer todas tus necesidades.

No dudes en preguntarnos por nuestros servicios de limpieza.