Quiero cambiar de colchón pero, ¿cómo elijo el mejor? Las 3 claves

| |

Uno de los elementos más importantes de tu hogar, concretamente de tu habitación, es el colchón. Al fin y al cabo, la calidad de nuestro descanso va a ser proporcional a la calidad del colchón en que durmamos habitualmente. 

Pero es que no solo se queda ahí, en el descanso. Sino que va más allá. Un buen descanso reducirá tus dolores de espalda, y también tendrás más energía. Por no hablar de que todo esto se traduce en un mejor humor en el día a día. 

Mucha parte de la población (según la Asociación Española de la Cama o Asocama, un 32% de la población española) se levanta con cansancio y/o dolores de espalda. Es decir, el descanso de calidad es poco o nulo: casi que brilla por su ausencia

Esto es comprensible, ya que nadie nos ha enseñado a elegir un buen colchón. O, dicho de otra forma, nadie nos ha enseñado a elegir el mejor colchón, aquel que se adapta a nuestras necesidades. 

Es por ello que, a continuación, te contamos las claves para que puedas elegir tu colchón y, por tanto, consigas el descanso que tanto te mereces. 

Peso y estatura

El colchón ideal no va a ser el mismo para personas de diferentes complexiones. Si una persona es más grande, necesitará un colchón más firme, que sujete adecuadamente e impida el hundimiento del mismo.

Mientras que una persona más pequeña, tiene que optar por un colchón más flexible. Este tendrá que repartir correctamente el peso. 

Cuando hablamos de las medidas del colchón, se puede seguir la siguiente guía: el colchón ha de ser, mínimo, 10 centímetros más largo que tú. Si hablamos de camas compartidas, por ejemplo una de matrimonio, la persona más alta será la referencia para elegir la medida. 

Y, respecto a las medidas de anchura, el colchón tiene que superar como poco en 15 centímetros a la persona. Lo habitual es que las camas sean de 90 o 110 cm para una persona, 150 o 160 cm en camas de matrimonio. 

Aunque no nos podemos olvidar de las famosas camas king size. No estamos acostumbrados a ellas en nuestro país, pero más que seguro lo has visto en alguna que otra película o serie. Son aquellas que miden 200 x 200 cm.

Se suelen elegir cuando, en una pareja, uno de los dos se mueve mucho, o si tenéis un hijo que acuda a vuestra cama para dormir, pese a tener la suya. 

Para quién

Es importante, al elegir un colchón, si duermes solo o acompañado. Ya no solo por las medidas, si es individual o de matrimonio (que también). Sino para elegir el material. 

En caso de dormir acompañado, lo ideal es escoger viscoelástica y muelles ensacados. De esta forma, no notarás el movimiento de tu acompañante, que en ocasiones puede generar problemas de descanso. 

La postura habitual

Casi todos los tips que comentamos pueden pasar desapercibidos, pero este sin duda es el que más lo hace. Cabría pensar que, al comprar un colchón, este tiene que ser óptimo para todas las posturas, pero lo cierto es que hay que seguir una serie de indicaciones. 

En caso de dormir boca arriba, lo mejor es un colchón duro, que evite que la columna vertebral esté en una mala postura, sobre todo por las cervicales y lumbares. 

O, si duermes de lado, has de utilizar un colchón de dureza intermedia, para que se adapte a tus hombros y caderas. 

Pero, si duermes boca abajo, lo ideal es un colchón blando. Es así como tu cuello no se quedará en una mala postura, además de que no forzarás la torsión de la columna. 

ISAN Descanso nace con la convicción de traer a la Sierra de Guadarrama las mejores y mas reconocidas marcas del mercado que hasta ahora solo podían encontrarse en tiendas especializadas de Madrid. Con marcas de la talla de Magister, Tempur, Lo Monaco, Lattoflex, Epeda, Pikolin, Bultex, Essenzia, Flex… con una atención completamente personalizada y profesional por entusiastas del descanso, fabricación a medida para dar solución a todas las necesidades del cliente, y financiación sin intereses hasta 24 meses para que comprar el colchón de tus sueños, no te suponga ningún esfuerzo.