¿Cómo cuidar tu jardín? Las 7 claves que no puedes pasar por alto

| |

Tener un jardín en casa es de lo más satisfactorio, aunque quizás algo sacrificado. De todas maneras, con un buen mantenimiento puedes disfrutar de todas las ventajas que tener un jardín acarrea: se reduce el ruido, la calidad del aire mejora, el espacio se revaloriza y embellece… 

Y es que, ¿a quién no le gusta un aspecto natural en su hogar? Pero, para conservarlo correctamente, has de seguir una serie de indicaciones. Si no te las quieres perder, ¡sigue leyendo! A continuación, te las contamos.

Suelo sano y natural

Como en todo, lo más importante es la base. En el caso de los jardines, por tanto, lo es el suelo. Si este está bien nutrido y libre de químicos, será un suelo sano que hará que las plantas que en él crezcan lo hagan de la mejor manera posible. 

En muchas ocasiones, productos como fertilizantes o fitosanitarios, matan a microorganismos que, pese a lo que se cree, son buenos para el entorno. Este tipo de elementos químicos desequilibran la planta, favorecen las plagas y hace que sean más sensibles a los agentes climáticos. 

Olvídate de los abonos químicos

Como ya hemos adelantado, los productos químicos favorecen el desequilibrio nutricional de las plantas, así que lo mejor que puedes hacer es cambiarlos por algo natural. 

Como alternativa a los productos dañinos, puedes usar microorganismos que proporcionan nitrógeno y todos los demás nutrientes necesarios para que estén sanas. 

Aporta materia orgánica

Cuando provees de materia orgánica al suelo, las plantas crecen en un suelo más sano y libre de afecciones. De esta manera, aparecerán microorganismos y fauna beneficiosa para la salud de la planta. 

Hay muchas formas de aportar esta materia orgánica, pero una de ellas puede ser aportando humus de lombriz. Así se mejora la estructura de la planta, su equilibrio y adquiere los nutrientes necesarios. 

Deshazte de las hojas secas

Este es un paso más estético que otra cosa. Las hojas secas no dan el aspecto verde y cuidado que queremos conseguir habitualmente en nuestro jardín. 

Pero además, tiene una parte funcional, y es que las hojas muertas pueden convertirse en un refugio de plagas, las cuales afectarán negativamente a la salud del jardín.

Atrae insectos

Existe la creencia de que todo insecto en un jardín va a tener un efecto negativo. ¡Pero en absoluto! Siempre y cuando no se trate de plagas, puede ser hasta beneficioso

Por ejemplo, los insectos polinizadores fecundan las flores y de estas surgirán frutas y semillas. Y también son muy útiles aquellos que ayudan a controlar las plagas: los llamados insectos parásitos o depredadores de plagas. 

Evita las plagas

Si el mantenimiento que has seguido es el correcto, no tendría por qué haber plagas en tu jardín. Pero es inevitable, así que no queda más remedio que intentar evitarlo. 

Si tienes plantas sanas, estas evitarán por sí mismas que las plagas pongan huevos. Pero si por el contrario las plantas son débiles, por una excesiva fertilización, son más propensas a ser atacadas

Utiliza agua de riego

El agua con el que riegas tu jardín es muy importante, así que ha de ser de calidad. Procura impedir que se altere el pH del suelo, lo que puede ocurrir si el agua de riego contiene mucha cal o cloro.  

Si quieres asegurarte de que tu agua de riego es de calidad, pero no sabes cómo hacerlo, es tan sencillo como recoger el agua de lluvia que se junta en los canelones de los tejados. 

En Info Garden Paisajismo y Jardinería somos una empresa de jardinería dedicada al mantenimiento de jardines en Madrid desde 1999. Trabajamos con viveros de la zona para poder garantizar que las plantas estén aclimatadas a la región.