Todo lo que tienes que saber sobre los masajes durante el embarazo: beneficios, tipos y precauciones

| |

Durante la gestación hay dolores desagradables, inflamaciones… que buscan contrarrestarse en la medida de lo posible. Por ejemplo, se suele dar el dolor lumbar, la inflamación del nervio ciático y el dolor pélvico. 

Pero esto no se queda aquí, y es que todo ello conlleva otros cambios, como mayor estrés, problemas circulatorios, retención de líquidos o aumento de peso. 

Es por ello que se buscan soluciones, estrategias o técnicas que ayudan a mitigar los dolores y sus consecuentes síntomas. Lo más común son los masajes, que tienen numerosos beneficios. Aunque, como en todo, hay que tener ciertas precauciones. 

A continuación, te contamos todo lo que tienes que saber sobre los masajes en el embarazo. 

Beneficios de los masajes durante el embarazo

Hay dos aspectos positivos principales que se consiguen con los embarazos en las mujeres embarazadas. Estos son el efecto terapéutico y el efecto relajante. 

En primer lugar, hay que destacar el efecto terapéutico porque se aliviarán las dolencias creadas durante estos meses. Por ejemplo, el dolor de espalda, la inflamación del nervio ciático, la retención de líquidos y la inflamación de pies y piernas. 

Y, en segundo lugar, es relevante el efecto relajante que tienen los masajes durante el embarazo. Gracias a esto, se reducirá la tensión que se crea en la gestación. También tendrá tiempo para sí misma, beneficiando el plano psicológico y emocional. 

Tipos de masajes durante el embarazo

Encontramos cuatro tipos entre los tratamientos más comunes: el masaje terapéutico, el masaje relajante, el masaje circulatorio y el drenaje linfático. 

Masaje terapéutico

Este tratamiento es ideal para reducir los dolores más habituales, como pueden ser la ciática y las contracturas musculares. Se trata de un masaje centrado, principalmente, en la espalda. 

Lo que más afecta a embarazadas es la inflamación del nervio ciático, ya que este puede generar un fuerte dolor en la zona lumbar, pero además puede extenderse hasta la pierna. 

Así que un masaje terapéutico tratará las zonas afectadas mientras reduce la tensión muscular. 

Masaje relajante

Como ya hemos comentado, es de lo más común sentir un estrés elevado durante la gestación. No solo estrés, sino que también se puede sufrir ansiedad. Y es que un masaje relajante puede eliminar total o parcialmente esta sensación de malestar. 

Se trata, no solo de un masaje que relaja el cuerpo, sino también de un masaje que relaja la mente. El masaje relajante se puede llevar a cabo en un ambiente acogedor y tranquilo, y puede recibirse en varias zonas del cuerpo o en alguna concreta, como la cabeza o los pies. 

Masaje circulatorio

El masaje circulatorio tiene como objetivo activar la circulación, como bien indica su nombre. Y es que es muy común que, durante el embarazo, se retengan líquidos, lo que conlleva la inflamación de pies y piernas. 

Durante estos masajes se hace hincapié en las extremidades inferiores, porque es en esas zonas donde más posibilidad de alteraciones circulatorias hay (y su consecuente pesadez e inflamación).

Drenaje linfático

Si bien es cierto que otros masajes, como el circulatorio, colaboran cuando hay retención de líquidos, el drenaje linfático se lleva a cabo específicamente para eso. 

Se recomienda, sobre todo, en las últimas fases de la gestación, ya que los síntomas (hinchazón principalmente, sobre todo en pies y tobillos) pueden impedir la actividad del día a día. 

El drenaje linfático es un masaje en las zonas afectadas, buscando dirigir el líquido retenido hacia el torrente sanguíneo, facilitando así su eliminación de forma natural. 

Precauciones con los masajes durante el embarazo

Como en casi todo durante la gestación, hay que tener en cuenta una serie de precauciones. A continuación, te contamos algunas de ellas:

  • Consulta con el ginecólogo si te conviene recibir un masaje y, en caso afirmativo, cuál
  • Acudir siempre a un profesional acreditado
  • Los primeros masajes deben recibirse a partir del segundo trimestre, ya que la primera etapa es la más delicada y así se evitan complicaciones
  • Lo ideal es recibir el masaje en una posición lateral o estando sentada

Bienvenido a la mano de Jimena, un centro de belleza con gran experiencia en la estética.

Su objetivo es crear cambios en las personas y mejorar su calidad de vida a través de la belleza y sus cuidados.

Misión : “conseguir un aspecto saludable y natural”