Síntomas de tristeza y depresión, ¿cómo detectarlos y afrontarlos?

| |

Es frecuente que hablemos con ligereza sobre la depresión, con expresiones como: “estoy deprimido/a, estoy depre, esto es deprimente, menuda depresión…” Pero, sabemos realmente diferenciar entre un sentimiento temporal de tristeza o un momento de dificultad vital en el que es normal sentirnos más desanimados y con poca motivación. 

Estos síntomas depresivos nos pueden estar bloqueando en nuestra vida, hundiéndonos cada vez más y por lo que quizá necesitemos ayuda para poder salir.

¿Cuándo empieza la tristeza a transformarse en síntomas depresivos y a afectarnos en nuestra vida?

La tristeza, pena, decaimiento, desmotivación, etc… son sentimientos que es normal sentir de vez en cuando, es importante saber que todas las emociones son naturales, normales y necesarias, pues sin tristeza no hay felicidad, y sin pena no hay alegría, si no tuviéramos emociones conocidas como positivas y negativas no distinguiríamos y no disfrutaríamos de nada. 

Por lo tanto, debemos entender que en la vida hay que aceptar y reconocer todas las emociones, y es natural que nos sintamos tristes, apenados, frustrados… cuando sufrimos dificultades o experiencias negativas y eso hay que permitírselo y darse un espacio de tranquilidad y reflexión, a la vez que tratamos de cuidar nuestra salud física y emocional.

¿Cuándo aparecen los síntomas de depresión?

Los síntomas de la depresión aparecen cuando pasado un tiempo de esas dificultades que nos trajeron la tristeza y falta de motivación, nos sentimos anclados/as en esos sentimientos y comenzamos a hundirnos cada vez más, incluso no sabiendo el motivo y encontrando dificultades para continuar con nuestra vida de una forma normalizada. Este puede ser el momento para parar, analizar cómo nos encontramos y buscar ayuda en personas cercanas o profesionales para conseguir ese empujón que necesitamos antes de hundirnos más en ese estado de anhedonia o falta de interés y satisfacción.

¿Por qué los síntomas de tristeza o depresivos nos impiden actuar y seguir adelante?

Lo que ocurre con los síntomas depresivos es que actúan fuertemente sobre nuestro estado de ánimo, mental y físico, además de nuestra fuerza y capacidad de movilización y motivación. Podemos describirlo como una influencia de la depresión sobre nuestro cuerpo y nuestra mente, donde lo que nos pide el cuerpo, es bueno para la depresión y malo para nosotros.

Por lo tanto, si nos dejamos llevar por lo que nos piden el cuerpo y la mente a través del agotamiento y la desmotivación, lo cual es lo habitual, ya que pensamos que el cuerpo siempre pide lo que es mejor para nosotros/as. La consecuencia es que cada vez nos vamos hundiendo más como en hoyo, pensando cada vez más en las dificultades y experiencias dolorosas vividas y cada vez es más difícil salir. Así, cuando paramos y nos damos cuenta de dónde nos encontramos, estamos tan hundidos/as en ese hoyo que casi no se ve la salida y no alcanzamos a salir por nosotros/as mismos/as, es entonces el momento de pedir ayuda de familiares, amigos/as y profesionales.

Estrategias contra la depresión o tristeza

La forma de intervenir ante los sentimientos depresivos que nos incapacitan podemos centrarla en dos factores a intervenir, las dificultades físicas y de activación, y los motivos que nos han llevado a ese estado.

Intervención sobre los motivos que nos han llevado a ese estado:

  • Analizar los motivos que desencadenaron en primer lugar los sentimientos de tristeza e insatisfacción, ver si siguen presentes y si se pueden mejorar o cambiar la importancia que tienen en nuestras vidas.
  • A veces no encontramos los motivos concretos de insatisfacción, pues puede ser una acumulación de varias dificultades que no valoramos importantes o una ausencia de factores necesarios en nuestra vida y que no estamos teniendo en cuenta.
  • Repasar los ámbitos importantes de mi vida: profesional, familiar, social y personal. Tratar de reactivar el funcionamiento positivo en cada ámbito dentro de lo que sea posible y aprender a aceptar o enfocar de otra manera lo que no podamos cambiar.

Intervención sobre las dificultades físicas y de activación:

  • Reconocer y aceptar que tenemos que esforzarnos por recuperar la actividad en nuestra vida, pero que nos va a costar tiempo y esfuerzo.
  • Recuperar la activación física, lo ideal es realizar paseos de al menos media hora, si puede ser dos al día, por la mañana y por la tarde, o si no es posible, uno de una hora y siempre que se pueda al aire libre. Si anteriormente no tenías la costumbre de hacer una actividad física más intensa, comienza poco a poco e ir aumentando. Esto nos beneficia a nivel físico y mental para desconectar de estresores y crear rutinas físicas que ayudan a la estabilidad.
  • Realizar actividades sociales y de ocio. Es muy común no sentir ganas para salir y relacionarse, pero debernos forzarnos un poco buscando cosas que nos gusta hacer, relacionarnos con personas cercanas y buscar espacios de ocio.

Relajación, meditación o mindfulness. Cualquiera de estas prácticas nos va a ayudar a afrontar los síntomas de depresión, limpiando nuestra mente de pensamientos intrusivos sobre las dificultades y centrándonos en el presente; ya que la depresión se haya directamente relacionada con la atención excesiva y preocupación por el pasado.

Cristina Sanchez Psicologia // 644103459 // cristinasanchezpsicologa@cop.es // Página Web

Mi especialidad es la Intervención Psicológica, haciendo Terapia con Adultos, Adolescentes, Parejas, Menores a nivel Familiar y Familias, en Situación de Crisis Vital, Dependencia Emocional, Ansiedad, Depresión, Problemas de Autoestima, Relaciones Personales o Familiares, Habilidades Sociales y Dificultades relacionadas con las Salud (Dolor Crónico, Fibromialgia, Sobrepeso, Dificultades con la alimentación…) Realizando dicha intervención en una media de tres meses con buenos resultados y gran satisfacción de los pacientes en un muy alto porcentaje de casos.

Mi objetivo en terapia es que cada persona descubra y construya sus habilidades personales y poder avanzar juntos en este camino hasta que se conozca a sí misma, sepa lo que quiere y pueda avanzar sin necesitarme, siendo ya capaz, segura y autónoma.

No dudes en contactarme si buscas un lugar seguro donde crecer, sentirte acogido y fortalecido, de forma cercana y accesible para cualquier persona que lo necesite.