Buscar artículos

El peritaje judicial en los casos de guarda y custodia

Cristina Sanchez Psicologia Publicado: 26 de diciembre de 2020

En los procesos de separación y divorcio, los cónyuges han de ponerse de acuerdo a la hora de establecer el régimen de visitas y la custodia de los hijos menores que tengan a cargo. Lo más común, y casi siempre lo mejor para los menores, es que haya acuerdo entre las dos partes al respecto de cómo proceder.

Sin embargo, en ocasiones no se llegan a puntos de encuentro y es un juez el que debe dictaminar acerca de con quien convivirá el menor o menores.

La decisión no está tomada tras echar una moneda al aire, ni mucho menos. El juez, y el fiscal, estudian los entornos que rodean a los padres para conocer en cuál de ellos estará mejor el menor o menores. Y lo hacen a través de peritajes judiciales, realizados por un perito psicólogo que se encarga de dicha evaluación.

¿En qué consiste el peritaje judicial para los casos de guarda y custodia?

Un especialista en materia de guarda y custodia, el perito psicólogo, evalúa y analiza el contexto de cada progenitor y de cada miembro de la familia. A través de estudios psicológicos, y atendiendo a determinados parámetros, expone cómo el menor o menores se pueden ver influenciados ante posibles modificaciones cotidianas.

Estos estudios se basan en cuestionarios y entrevistas personales, en los que se conoce la conducta y comportamiento de cada individuo en base a su lenguaje verbal y no verbal. El fin primero y último es asegurar el bienestar de los hijos menores.

En la entrevista, además, se evalúan las capacidades de los padres, su dinámica familiar, el contexto en el que se desenvuelven, sus actitudes, sus roles y la adaptación de los vástagos al cambio en la unidad familiar y entorno.

Un trabajador social también puede estar presente durante este careo. En su caso analizará y ofrecerá una asesoría a la familia a nivel cultural y socioeconómico y de qué manera, en caso de que exista algún problema, puede afectar al núcleo familiar.

Mi especialidad es la Intervención Psicológica, haciendo Terapia con Adultos, Adolescentes, Parejas, Menores a nivel Familiar y Familias, en Situación de Crisis Vital, Dependencia Emocional, Ansiedad, Depresión, Problemas de Autoestima, Relaciones Personales o Familiares, Habilidades Sociales y Dificultades relacionadas con las Salud (Dolor Crónico, Fibromialgia, Sobrepeso, Dificultades con la alimentación…) Realizando dicha intervención en una media de tres meses con buenos resultados y gran satisfacción de los pacientes en un muy alto porcentaje de casos.

Mi objetivo en terapia es que cada persona descubra y construya sus habilidades personales y poder avanzar juntos en este camino hasta que se conozca a sí misma, sepa lo que quiere y pueda avanzar sin necesitarme, siendo ya capaz, segura y autónoma.

No dudes en contactarme si buscas un lugar seguro donde crecer, sentirte acogido y fortalecido, de forma cercana y accesible para cualquier persona que lo necesite.

Ver perfil profesional

  • Contactar por correo

  • Llamar por teléfono

Más artículos sobre Psicología