¿Qué trata un logopeda infantil y como sé si es necesario?

| |

Los primeros meses y años de vida suelen marcar un antes y un después en el desarrollo del ser humano. Principalmente porque el cuerpo crece rápidamente, aumentado su masa y tamaño, y también por la evolución de la habilidad psicomotriz. A fin de cuentas, todos debemos habituarnos a nuestro mecanismo interno y explorar cómo funciona para convivir con el entorno.

Dentro de ese desarrollo también hay que incluir los procesos relacionados con el habla. Con los años aprendemos a diferenciar letras, palabras, conocer su pronunciación y mostrar emociones, ya sea a través del lenguaje verbal o el lenguaje corporal.

Todos esos procesos, que suelen ir de la mano, tienen unos tiempos y cada individuo los vive y evoluciona de manera diferente. Por lo tanto, es frecuente encontrar a dos niños de la misma edad cuyo desarrollo no es el mismo.

Esta circunstancia no debería causar preocupación. Hay especialistas en muchas disciplinas que pueden ayudar en los procesos de desarrollo mediante técnicas sencillas con las que adquirir automatismos. En el caso del lenguaje, la disciplina que se encarga de estudiar y tratar los comportamientos relacionados con los trastornos de la comunicación es la Logopedia.

Y si nos referimos a la Logopedia Infantil, su focalización está en la detección, evaluación y tratamiento en las edades que comprenden la infancia – entre 0 y 11 años –.

¿Cómo saber si necesito un logopeda infantil?

Antes de nada, y a riesgo de ser repetitivos, es pertinente recordar que la asistencia de un logopeda es bastante común y no solo entre los más pequeños de la casa. Profesionales de la industria musical o personas que tienen problemas de dicción, y cuya tarea está ligada a la comunicación, como puede ser un locutor de radio o un actor de doblaje, visitan a logopedas.

Con los niños hay ciertos trastornos que son fáciles de identificar y que nos darán información acerca de si necesitamos contactar con un especialista.

Es cuando cuentan entre año y medio y dos años en el momento en el que los más pequeños empiezan a manejar cierto vocabulario, aunque reducido. Palabras sencillas, como “papá”, “mamá” o “agua” suelen forman ya parte de su léxico habitual.

Antes de cumplir su primer año de edad, pero con menos de 18 meses de vida, su variedad en el lenguaje oral será menor en lo que a la pronunciación de palabras se refiere. Seguramente maneje ya alguna palabra que repita y mediante gestos se puede comunicar.

Durante sus segundos 6 meses de vida sus interacciones serán reducidas, pero en todo caso las primeras. Entender palabras o gestos de saludo o de despedida, como “hola” o “adiós” son muy naturales.

Si en alguno de estos casos, que hemos contado por encima, no reconoces a tu hijo, te recomendamos que contactes con un logopeda infantil para que evalúe si existe algún trastorno en el habla o el oído, por ejemplo, que esté afectando al desarrollo natural en lo que a comunicación se refiere.

ELEA, Instituto Psicoeducativo. Creando bienestar.
Ayudamos a pequeños y mayores con dificultades psicopedagógicas, educativas y psicológicas
a superar sus dificultades y mejorar su bienestar.
Equipo multidisciplinar de logopedas, psicopedagogos, psicólogos, neuropsicólogos, etc. Profesionales cualificados y con acreditada experiencia que te atenderán de manera personalizada y a tu medida.

Artículos relacionados: