Consejos para irte a vivir con tu pareja y no fracasar en el intento

| |

Hay varios motivos por los que una persona puede verse en la situación de tener que elegir entre dejar su vida actual por estar con su pareja o no poder estar juntos de la forma que se desearía, por supuesto en todas las circunstancias que tenemos que hacer una elección se trata de una lotería porque no sabemos si a largo plazo la elección que haremos habrá sido la correcta, y realmente, nunca lo sabremos, pues, aunque la opción elegida salga mal, nunca sabremos cómo pudo resultar la otra, es una de esas incertidumbres con las que debemos aprender a vivir.

¿Cómo tomar la decisión?

Por supuesto, siempre se baraja cuál de las posiciones de los miembros de la pareja es la más flexible y la situación concreta de cada uno, pero hay algunos factores importantes que no siempre se tienen en cuenta:

  • Es más útil tener varios motivadores para el cambio de vida y no sólo el estar con la pareja, pues tendremos más incentivos para afrontar las dudas.
  • La decisión debe ser personal. Aunque la pareja tenga interés en ello, debe ser la propia persona la que se haga responsable de su propio cambio, para no sentir que fue presionada y que, en el futuro, las dudas le afecten.
  • Cuántas más opciones de actividades, socialización, trabajo, gustos a nivel personal se investiguen y conozcan sobre el lugar o circunstancias nuevas, mejor se preparará el terreno para formarse una nueva vida.

Una vez hecho el cambio, ¿Qué debemos tener en cuenta?

Una vez se ha decidido atreverse y lanzarse a la nueva experiencia, seguro que habrá incertidumbre, dudas o miedos, aunque también ilusión y curiosidad.

Una de las necesidades más importantes en ambos miembros de la pareja para que la relación sea sana y funcional es que ambos compartan espacios y actividades de pareja, pero también que cada uno/a tenga sus espacios, gustos, actividades y relaciones sociales propias, para así cuidarse como persona, sentirse satisfecho/a y no acabar dependiendo totalmente del otro; lo que puede cansar y crear frustración en ambas personas.

Reservar los espacios y las actividades sin pareja

Para conseguir una adaptación más fácil se pueden seguir estas pautas:

  • Tener en cuenta que la persona que mantiene su vida, tiene la ventaja de tener su espacio ya construido, y la que viene nueva no, es importante darse apoyo, pero que los dos entiendan que se no puede depender del otro.
  • Buscar actividades agradables sin la pareja para la persona que llega nueva, como actividades deportivas, grupos de intereses comunes, talleres o cursos…, lo que creará espacios propios elegidos por uno mismo/a.
  • Socializar a nivel individual. Se puede tener actividad social con los grupos de la pareja, pero también se debe buscar la propia, un punto de partida pueden ser esas actividades, cursos o grupos que mencionamos anteriormente, incluso, aunque no se contacte fuera del espacio común, las relaciones relajadas y amigables dentro de ese entorno son beneficiosas.

Problemas que debemos evitar

Pueden surgir varios problemas que se basan en la relación entre los dos miembros y las expectativas que se ponen en el otro, como pueden ser:

  • Que el que no cambia de vida se sienta responsable de las necesidades de adaptación del otro. Se debe dar apoyo y entender las dificultades de la pareja, pero también animar a que dependa de sí mismo/a y busque sus espacios propios.
  • Esperar que el que no ha cambiado su vida sea el que facilite todo al que necesita adaptarse. Este caso sería el opuesto al anterior, y minimiza la capacidad de esfuerzo y valía de la propia persona, ya que la decisión es propia, se deben buscar opciones por uno/a mismo/a, aunque por supuesto se puede pedir y aceptar apoyo, pero no al 100%.
  • Evitar enfocar las dificultades y frustraciones al otro a través de reproches. Esto puede ocurrir si uno tiene mucha dependencia hacia el otro o por no sentir que la decisión de cambio la hemos hecho por nosotros/as mismos/as.
Cristina Sanchez Psicologia // 644103459 // cristinasanchezpsicologa@cop.es // Página Web

Mi especialidad es la Intervención Psicológica, haciendo Terapia con Adultos, Adolescentes, Parejas, Menores a nivel Familiar y Familias, en Situación de Crisis Vital, Dependencia Emocional, Ansiedad, Depresión, Problemas de Autoestima, Relaciones Personales o Familiares, Habilidades Sociales y Dificultades relacionadas con las Salud (Dolor Crónico, Fibromialgia, Sobrepeso, Dificultades con la alimentación…) Realizando dicha intervención en una media de tres meses con buenos resultados y gran satisfacción de los pacientes en un muy alto porcentaje de casos.

Mi objetivo en terapia es que cada persona descubra y construya sus habilidades personales y poder avanzar juntos en este camino hasta que se conozca a sí misma, sepa lo que quiere y pueda avanzar sin necesitarme, siendo ya capaz, segura y autónoma.

No dudes en contactarme si buscas un lugar seguro donde crecer, sentirte acogido y fortalecido, de forma cercana y accesible para cualquier persona que lo necesite.