Césped natural vs. césped artificial: ¿qué es mejor?

| |

Si estás pensando en poner césped en tu jardín, seguramente te estés preguntando qué es mejor: ¿césped natural o césped artificial?

Cada uno tiene ventajas y desventajas, así como un resultado diferente. Y, por supuesto, satisfacen necesidades que no son las mismas. Así que decidir qué es mejor va a depender de ti, de tus prioridades y de lo que buscas. 

A continuación, te contamos todo lo que necesitas saber para tomar una decisión informada y elegir tu césped ideal. 

Ventajas del césped natural

  • El césped natural es, como bien indica su nombre, es natural. Y, si te gusta contar con vegetación natural en tu jardín, esta es una gran opción. 
  • A priori, el césped natural es más barato.  

Ventajas del césped artificial

  • Vas a ahorrar tiempo, ya que este no necesita mucho mantenimiento. Con unos básicos cuidados de limpieza conservará su aspecto como el primer día. 
  • Como no hay que invertir en maquinaria, abonos, insecticidas o mano de obra, ahorrarás dinero
  • Por el poco mantenimiento que requiere, no vas a necesitar el agua que tendrías que utilizar con el césped natural. Además, esto favorece a un desarrollo sostenible y la mejora del medio ambiente
  • El césped artificial ha evolucionado con el paso del tiempo, así que es resistente a los rayos ultravioleta, lo que hace que no pierda el color. Así que este césped aguanta todos y cada uno de los climas sin estropearse, manteniéndose perfecto como el primer día a lo largo de todo el año. 
  • Por ser artificial, es antialérgico.
  • También destaca por la imposibilidad de acumular bacterias y enfermar.

Desventajas del césped natural

  • El césped natural requiere mucho tiempo y dedicación, por todo el mantenimiento que conlleva regar, cortar, replantar y abonar. Y es que, de lo contrario, no tendrá un aspecto sano y bonito. 
  • Decíamos que, a priori, el césped natural es económico. Pero este tipo de césped conlleva un aumento considerable en la factura del agua. Además, hay que pagar todos los productos necesarios para su mantenimiento. 
  • Si el césped artificial era ecológico por no necesitar agua, el césped natural viene a ser todo lo contrario, así que no resulta muy sostenible. Tampoco favorece en momentos de sequía. 
  • No en todas las áreas geográficas es igual de sencillo conservar sano y bonito el césped natural, ya que el clima afecta en gran medida. Por ejemplo, en lugares donde hay mucho frío o importantes nevadas, el césped se puede congelar y, eventualmente, estropearse, dando un aspecto apagado y triste al jardín. También, en climas secos, se necesita regarlo todavía más, para que el césped conserve su color verde. 
  • Las plagas son una realidad en el caso del césped natural. Como otra planta cualquiera, este se puede estropear por diversas enfermedades. Debido a esto, habrá que cambiar el césped totalmente. 

Desventajas del césped artificial

  • Aunque por su aspecto parezca real, sigue siendo sintético. Por lo menos el tacto no será el mismo. Y, para aquellos que estén en contra de lo artificial, esta no es la solución. 
  • A priori, es más caro. Hay que hacer una inversión elevada a la hora de la instalación. Pero lo cierto es que se ahorra mucho dinero en agua y productos, así que a la larga sale más rentable el césped artificial. 

Empresa de podas y talas en Zaragoza