Regulación Migratoria Española: ¿cómo se regula? ¿Cuáles son los trámites requeridos?

| |

Las personas que entran en España y no poseen pasaporte español tienen que someterse a la regulación que impera en nuestro país. De esta forma, el Estado consigue mantener el flujo migratorio y controla a las personas que deciden pasar una estancia, ya sea por motivos vacacionales, profesionales o personales, en cualquier de las comunidades autónomas que conforman la población.

Así, una vez que aterrizan procedentes del extranjero, tienen que acudir con su documentación a la aduana para confirmar su llegada y en caso de ser preciso responder a las preguntas de las autoridades. Además, dependiendo del tiempo que decidas pasar en tierras españolas, es posible que tengan que realizar diferentes trámites en una oficina de extranjería.

¿Cómo se regula?

Las personas extranjeras que accedan a España cuentan con los mismos derechos de los que gozan los ciudadanos españoles. Estos se pueden consultar, ya que están allí recogidos, en el Título I de la Constitución, así como en la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, que expone los derechos y libertades de los extranjeros en España.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos servirá como base de interpretación de las normas referentes a los derechos fundamentales.

Dentro de la Ley de Extranjería (LOEX) se presentan, de manera ordenada, los diferentes derechos y libertades que los extranjeros tienen en suelo español. A saber: derecho a la libre circulación, derecho de sufragio, derecho a la educación, derecho al trabajo y Seguridad Social, derecho a la asistencia sanitaria, derecho en materia de vivienda o derecho a la documentación, entre otros.

El artículo 5 de la Ley de Extranjería expone el derecho a la libre circulación por el cual aquellas personas extranjeras que estén autorizadas, según indica el Título II de la Ley de Extranjería, tendrán la oportunidad de escoger su lugar de residencia y moverse libremente por todo el país. Las posibles limitaciones en este aspecto responderán a circunstancias judiciales o aquellas recogidas en los tratados.

Una vez empadronados en un municipio, los ayuntamientos tendrán la obligación de acercar y facilitar que los extranjeros puedan ejercer el derecho al voto. Así se expone en el artículo 6 de la Ley de Extranjería, derecho a sufragio. La Ley, los Tratados Internacionales, así como la Constitución marcarán en qué términos se dispondrá.

La integración social será promovida por los diferentes poderes públicos a través de la educación. Aquellos extranjeros menores de 16 años tendrán el deber y el derecho a la educación de acuerdo con el artículo 9 de la Ley de Extranjería, derecho a la educación. Este acceso gratuito y obligatorio a la enseñanza básica se extiende a los mayores de 18 años.

En todos los casos, e igual que ocurre con los ciudadanos españoles, los extranjeros contarán con la posibilidad de acceder a las diferentes bolsas de ayuda y becas que les permite sufragar parte de sus estudios.

En el Capítulo I del Título I de la Constitución también se recogen las libertades de las que gozan las personas extranjeras en España. Estas tienen como objetivo, igual que los derechos, la integración social.

Así, el artículo 7 de la Ley de Extranjería, libertades de reunión y manifestación, expone que las personas extranjeras tendrán la misma libertad que el resto de ciudadanos españoles para reunirse en espacios públicos y promover manifestaciones previa comunicación a la autoridad competente, que no tendrá capacidad para prohibir salvo que así lo recoge la Ley.

El siguiente artículo de la Ley de Extranjería, el artículo 8 que recoge la libertad de asociación, extiende a las personas extranjeras la capacidad y derecho de de asociarse bajo las mismas condiciones que el resto de la ciudadanía española.

Además, estas personas tendrán la libertad de sindicación y huelga que recoge el artículo 11 de la Ley de Extranjería bajo las mismas condiciones que los españoles.

¿Cuáles son los trámites requeridos?

De acuerdo con el artículo 4 de la Ley de Extranjería, el derecho a la documentación, todas las personas extranjeras deberán portar consigo el documento que acredite su entrada en el país, ya sea el pasaporte o la Tarjeta de Identidad de Extranjeros, que contendrá la información acerca del tipo de autorización con la que cuenta esa persona para permanecer en España.

Paoli Campos abogadas es un despacho jurídico especializado en derecho de familia en Zaragoza

Artículos relacionados:

Deja un comentario