¿Puedo extinguir el condominio de un bien compartido?

| |

Hablamos de condominio para hacer referencia a la propiedad que comparten diversos titulares que se asignan cuotas de propiedad. La extinción del condominio se conoce como la desaparición de una propiedad en común de un bien, por parte de una serie de individuos.

La extinción de esta propiedad es posible y la causa más común es la voluntad de no continuar por parte de los demás propietarios, pero sin dudas no se trata de la única causa que podrás encontrar.

Cuando la extinción del condominio no logra realizarse de mutuo acuerdo y se trata de un bien indivisible, la división comienza por medio de una subasta.

¿Quiénes pueden hacer una extinción de condominio?

La extinción de un condominio puede estar dirigida por los copropietarios de un inmueble, y se da cuando una de las partes quiere quedarse con el 100% de la propiedad.

Este derecho es irrenunciable. Por lo tanto, se trata de un acto jurídico frecuente y común dentro de la situación de las herencias, además de las separaciones de pareja o por divorcios.

¿Cuáles son las causas que extinguen un condominio?

Las causas para la extinción de un condominio son las mismas que para la extinción del dominio, estas se establecen en el Código Civil y se conocen como: Abandono, usucapión, destrucción, entre otras.

No obstante, las condiciones del dominio cuentan con otras causas que son concretamente específicas y debes conocer:

  • Renuncia de los derechos por parte de los copropietarios
  • La venta del bien a un tercero o por una distribución entre los participantes de la comunidad.
  • División de cosas en común

¿Qué consecuencias tiene la extinción de un condominio?

La extinción o división de un condominio cuenta con efectos que pueden hacer frente a los propietarios o terceros.

Consecuencias entre los copropietarios:

En los copropietarios la principal consecuencia radica por la exclusiva de la cuota que obtienen del bien para cada uno de ellos o del dinero, en casos cuando se ha vendido la propiedad.

Para los terceros:

Los terceros no deberían verse perjudicados por la división de un bien común. Por ejemplo, cuando el bien es un mueble que fue hipotecado o afectado, las terceras personas titulares no deben verse afectada por ello.

Sin embargo, cuando ocurre la extinción de un condominio por un bien que fue hipotecado, se debe analizar cuidadosamente, debido a que el deudor hipotecario ya no es el propietario, pero su deuda se mantiene.

La única forma de poder ser un propietario y deudor hipotecario, es que el banco nos adjudique la deuda que dejo el anterior dueño.

¿Cómo se divide la cosa común?

La ley es clara ante este sentido, nadie puede estar obligado a permanecer en un condominio. Por lo tanto, cuando los copropietarios expresan la voluntad de disolver un condominio, las otras partes no pueden negarse.

Extinción de un condominio por mutuo acuerdo

La extinción de un condominio puede darse por mutuo acuerdo, sin embargo debe realizar bajo algunas de las formas previstas, ya sea porque uno de los propietarios adquiera una parte indivisa o, porque desea retirarse del condominio y recibir una indemnización.

Los copropietarios puede optar por crear un acuerdo, donde valoricen el bien que desean dividir, de esta forma pueden establecer acuerdos sobre la valoración y, además la aceptación de la valoración.

La escritura de la extinción de un condominio puede ser realizada a través de una Notaría, siempre y cuando se abone el impuesto correspondiente.

En el caso de que el inmueble sea una vivienda de tipo familiar o un matrimonio que se encuentra en trámite de divorcio o separación, la extinción del condominio debe ser constatada por convenido del regulador.

Extinción del condominio por la vía de la justicia

Si los copropietarios no llegasen a entrar en un acuerdo, bien sea por el precio o la división de un bien, la única solución es recurrir a la vía de la justicia a través de la interposición de una demanda de división.

La acción de la división será solicitada ante un juzgado, bien sea mediante la adjudicación de uno de los propietarios por su parte si la propiedad es divisible, o también a través de la venta y la distribución del dinero resultante en caso de ser indivisible.