Buscar artículos

Cómo solicitar la nulidad matrimonial eclesiástica y por qué no es equivalente al divorcio 

Te contamos quién puede hacerlo, qué documentos son necesarios, cuánto tarda el proceso y mucho más.

Solaeche abogados Publicado: 9 de mayo de 2022

Incluso con las mejores intenciones de ambos cónyuges, los matrimonios no siempre tienen éxito. Esto puede darse incluso cuando la familia está bien establecida y el matrimonio ha durado muchos años. 

Una vez que dos personas de fe celebran un matrimonio, ya sea católico o de otro sistema de creencias no cristiano, se presume que es una unión válida y vinculante.

Entonces, ¿qué es la nulidad? La nulidad es el acto de declarar nula una cosa. Anular un matrimonio es declarar que el matrimonio no tenía existencia legal.

La Iglesia Católica ha establecido los pasos que una pareja debe seguir cuando solicita una nulidad. Si quieres descubrir más acerca de este proceso, ¡sigue leyendo para no perdértelo! A continuación, te lo contamos.

¿Quién puede solicitar una nulidad matrimonial eclesiástica?

Por lo general, una persona que solicita la nulidad matrimonial eclesiástica es alguien que ha estado casado, ahora está divorciado y desea volver a casarse por la Iglesia. La intención de volver a casarse no es un aspecto necesario para lograr la nulidad; los católicos devotos pueden simplemente preferir que su parroquia legitime su divorcio.

Participación del ex cónyuge

La Iglesia requiere que se notifique al ex cónyuge que se ha iniciado el proceso de nulidad y se le ofrezca la oportunidad de dar una respuesta. Al ex cónyuge se le enviará una carta explicando el proceso que se inició. No tienen que estar de acuerdo con la nulidad, pero también pueden optar por no participar en el proceso en absoluto.

Documentos que necesitarás

Lo que vas a necesitar para poner en marcha la nulidad matrimonial eclesiástica es la siguiente:

  • Una petición formal de nulidad a través de la Iglesia.
  • Copias de los certificados de bautismo de las partes católicas involucradas.
  • Una copia de la licencia de matrimonio civil.
  • Una copia del certificado de matrimonio de la Iglesia.
  • Una copia de la sentencia de divorcio certificada o firmada por el juez

Envío del caso

Si el caso comienza a nivel parroquial, el sacerdote, diácono o asociado pastoral presentará la solicitud al tribunal. Si lo deseas, puedes ir directamente al tribunal y no comenzar en el nivel parroquial.

Testigos

Se te pedirá que lo comuniques con dos o más personas que estén dispuestas a ayudarte con tu caso. Deben ser personas que sepan algo sobre el matrimonio en cuestión, especialmente el periodo inmediatamente anterior y posterior a la boda. 

Estas personas suelen ser amigos o familiares. Debes decirles a todos los testigos que tienen tu permiso para hablar libremente.

Cuándo esperar una decisión

No hay manera de poner una línea de tiempo en el proceso. Sin embargo, por lo general se demora aproximadamente 16 meses. El periodo para una declaración de nulidad matrimonial eclesiástica depende de muchos factores. Por ejemplo, si el peticionario no completa la recopilación de documentos necesaria de manera oportuna, la nulidad se retrasa.

Después de recopilar toda la información, un juez o panel de jueces tomará la decisión. Ellos decidirán si el matrimonio fue o no inválido desde el principio. También participa otra persona que se conoce como el Defensor del Vínculo. 

El Defensor del Vínculo representa al matrimonio mismo, hablando a favor de todos los hechos que sustentan la validez del matrimonio. Después de que el juez tome una decisión, tanto tú como tu excónyuge seréis notificados de la decisión, a menos que el excónyuge no desee ser notificado.

¿Cómo funciona la nulidad matrimonial eclesiástica?

Una nulidad, en su forma más simple, es un examen del matrimonio. Muchos creen que la nulidad matrimonial eclesiástica es la forma de divorcio de la Iglesia, pero es más complejo que eso. 

Las enseñanzas de la Iglesia dicen que un matrimonio celebrado a través de la Iglesia es un contrato, un pacto, entre la pareja y Dios. Por eso, es un contrato de por vida. No se puede romper de la misma manera que un contrato legal.

Sin embargo, al igual que un contrato legal, es posible que se anule un matrimonio católico. El proceso de nulidad de la Iglesia se considera una investigación más que nada porque explora el matrimonio como un todo y busca discernir si en el contrato de matrimonio, en algún momento, faltaba algún elemento esencial que lo anula. Esos seis elementos son:

  • Los cónyuges son libres para casarse.
  • Son capaces de dar su consentimiento para casarse.
  • Dan libremente ese consentimiento (es decir, a través de votos matrimoniales).
  • Tienen la intención de casarse de por vida (independientemente de lo que suceda en el futuro), ser fieles el uno al otro y estar abiertos a tener hijos y formar una familia.
  • Tienen la intención de ser buenos el uno con el otro.
  • Dan ese consentimiento libremente en presencia de dos testigos y un ministro autorizado de la Iglesia.

Si se determina que el matrimonio ha sido anulado, la Iglesia Católica emitirá una nulidad y ambas partes tendrán la libertad de volver a casarse en la Iglesia.

¿La nulidad no es solo divorcio?

Aunque muchos creen que es así, lo cierto es que la nulidad matrimonial eclesiástica no es equivalente a un divorcio. El divorcio es el proceso secular que afecta al estado civil legal en el Derecho Civil. 

Después de un divorcio, tu y tu excónyuge todavía os consideraréis casados ​​de acuerdo con la ley de la Iglesia, al menos, hasta que se emita una nulidad. Si tú y tu ex cónyuge estáis divorciados pero no habéis recibido una nulidad, la ley de la Iglesia considera vuestra situación como si todavía estuvierais casados ​​y simplemente vivierais separados. 

Sin embargo, no puedes volver a casarte por la Iglesia sin una nulidad matrimonial eclesiástica. El matrimonio anterior todavía se considera existente hasta que se emita una nulidad o se termine el matrimonio de otra manera. 

Con ese entendimiento, puedes ver cómo el divorcio no es suficiente para permitirte volver a casarte en la Iglesia. Las tres formas de poder volver a casarse en la Iglesia Católica son:

  • Una nulidad emitida por la Iglesia.
  • La muerte del cónyuge.
  • La disolución del matrimonio por la autoridad de la Iglesia.

Ver perfil profesional

  • Contactar por correo

  • Llamar por teléfono

https://solaecheabogados.com/

Ver perfil profesional

  • Contactar por correo

  • Llamar por teléfono

Más artículos sobre Derecho